/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Vie, 18 Ago 2017 - 13:21

DESCARGAR
Edición Impresa

Moa: Recuperación Categoría Cinco (+ Fotos)

 

Fotos: Elder Leyva y Germán VelozMoa fue el territorio holguinero que recibió los embates del huracán Matthew con mayor intensidad. Pero con más fuerza que la del ciclón se ha imbuido en las tareas recuperativas y le ha prestado ayuda al limítrofe municipio guantanamero de Baracoa

 

 

Juana Preval hace un año que lo hace todo en silla de ruedas. Sus problemas circulatorios en las piernas solo se solucionaban con la amputación de ambas. En esas condiciones ella, de 66 años, y siete niños de la familia, fueron evacuados en la residencia del Instituto Superior Minero-Metalúrgico Doctor Antonio Núñez Jiménez (ISMMM), de Moa.

Vivienda seriamente afectada en Yamanigüey.El techo de su casa, en Pueblo Nuevo de Centeno, era inseguro, por ello se resguardaron los suyos en el ISMMM durante la noche-madrugada, en que el huracán Matthew se extremaba con el Oriente de la Isla. Aun en fase de aquello ponerse feo, se sentía protegida y no se asustó tras oír el viento pasar del silbido al aúllo y de ahí al rugido, ni de las precipitaciones que chorreaban las ventanas del centro universitario o la luz de los relámpagos a lo lejos.

Cuenta regresiva

Una lluvia fina pero constante acompañó a los moenses en la tarde del martes, mientras se esperaba al ciclón. Se habían tomado varias medidas de precaución, con vistas a recibir al fenómeno atmosférico, ahora solo quedaba esperar porque la naturaleza no se expresara con severidad.

moaMM3.jpgrecuperacionMH3.jpgRachas de viento fuerte y olas violentas pudieron ser apreciadas por el equipo de ahor.cu en el barrio La Playa, donde estaban de guardia integrantes del destacamento De Frente al Mar. El tiempo iba deteriorándose paulatinamente. A cada lado de El Espigón, un centro recreativo, la marea era turbia y agitada.

La integridad de las personas se priorizó, así distintos factores, como la Policía, los CDR y otros órganos, intervinieron para persuadir en el litoral a los que no querían evacuarse.

En este municipio, hubo un total de más 10 mil 200 personas protegidas, en casas de familia, centros de evacuación y túneles. Las dos fábricas productoras de níquel, la Che Guevara y la Pedro Soto Alba, paralizaron sus producciones por etapas. El grupo de fuel oil, con una generación eléctrica actual de 147 MW, acumulaba combustible para 10 días, lo que le garantizaría la vitalidad a Sagua de Tánamo, Moa y "Frank País", además de Baracoa, en caso de ser necesario.

El Hospital Guillermo Luis Hernández Fernández-Baquero tenía 107 camas disponibles y se habían comercializado alimentos, vendido mil 255 balas de gas licuado, recogido más de cuatro mil metros cúbicos de desechos sólidos y se había procedido a la fumigación e inspección sanitaria en los enclaves de evacuación y siete centros de elaboración.

Dos brigadas quirúrgicas fueron movilizadas a La Melba y Farallones, asentamientos montañosos en los cuales deslaves y roturas de puentes podían ocasionar aislamientos, como sucedió en el primer sitio. La presa Moa (no Nuevo Mundo, como se conoce popularmente) contenía 85 millones de metros cúbicos de agua, de 141 millones de capacidad.

Nilcer Batista, presidente del Consejo de Defensa Municipal, informaba que 60 haitianos estaban resguardados en Garbo, luego de haber sido rescatados la semana anterior, pues su embarcación estaba a punto de zozobrar.

recuperacionMH1.jpgFue así que el amanecer se retrasó el miércoles y llegó pasado por agua, después de una noche en que Moa estuvo a oscuras, oyendo el crujir de las ramas, la caída de árboles o la rotura de techos, mortificándose por sus hermanos guantanameros y esperando a que aclarara para salir a recuperar.

Salir de día

Cincuenta y tres brigadas recuperativas se activaron en las 12 Zonas de Defensa, tras el paso del destructivo Matthew, quinto de su tipo que se ha formado en el Atlántico en 2016.

Fueron nueve horas de vientos y lluvia intensa lo que provocó el organismo tropical entre martes y miércoles, causando afectaciones preliminares en 465 viviendas, de ellas 68 de derrumbe total, 50 parciales y 341 de techo.

Se reportaron daños en siete escuelas y 11 establecimientos de comercio. Se obstruyeron más de 10 vías, cayeron unos 150 árboles y hubo 16 averías en el tendido eléctrico. Aun se cuantifican daños en el municipio moense.

Sin embargo, la presa Moa se benefició con 14 millones de metros cúbicos de agua, arribando a 98 millones; mientras, la Derivadora aliviaba.

Bien temprano, fue realizado un diagnóstico por parte del Consejo de Defensa Municipal y sus grupos y subgrupos, para ir tomando decisiones que permitieran restablecer servicios como el abastecimiento de agua y electricidad. Fueron chequeadas las comunicaciones y se hizo un llamado a los pobladores, en pos de que siguieran sumándose a las labores de recuperación.

viviendaY4.jpgLa mayoría de quienes permanecieron evacuados durante la trayectoria de Matthew por Cuba volvió a sus hogares en la Fase Recuperativa. Una de las tareas que se acometía con mayor celeridad es el restablecimiento de la vía de 67 kilómetros entre Moa y Baracoa, fracturada por la caída de un puente sobre el río Toa.

Roilán Pérez, presidente del Consejo de Defensa de Yamanigüey, en el territorio holguinero más próximo a Guantánamo, expresó: “A partir de la medianoche, hasta la 1:00 am, hubo intensos vientos en Yamanigüey, fundamentalmente acompañados de agua y a gran velocidad (a casi 190 kilómetros por hora). Esas rachas se mantuvieron hasta alrededor de las 5:00 am, pudimos escuchar las noticias pues teníamos un grupo de radioaficionados, en las instalaciones del Consejo de Defensa de la Zona, y logramos saber que Matthew se estacionaba sobre Baracoa y más o menos coincidía con lo que sucedía aquí.

recuperacioHHH1.jpg“No tuvimos penetraciones del mar, ya que por lo general la parte más baja se inunda en alrededor de 20 metros tierra adentro, y eso fue lo que pasó. Las principales afectaciones estuvieron en cubiertas de las viviendas, destrucción de inmuebles y las instalaciones del estado: las escuelas, la panadería, la farmacia y bodega, que tuvieron afectación total de cubiertas. Acá se evacuaron mil 222 personas, entre el centro de evacuación del Consejo de Defensa Municipal y el Consejo de Defensa de Zona (en consultorios y casa de vecinos)”.

Con cargadores frontales, imponentes camiones de volteo, machetes, palas, motosierras, hachas y otros instrumentos y vehículos se salió a revitalizar la cabecera municipal y desobstaculizar cada vía por la cual no se podía transitar. Las brigadas del níquel, poderosas en la producción, cambiaron de faena por estos días, al tiempo que llegaban refuerzos desde otras partes de la provincia.

El Consejo de Defensa Provincial, presidido por Luis Torres Iríbar, se hizo presente con un recorrido extenso que se extendió hasta la nocturnidad del miércoles. Luego, el jueves, se congregó en la sede del Grupo Empresarial Cubaníquel, desde donde Torres Iríbar valoró asuntos tales como la vitalidad eléctrica del municipio, el auxilio urgente a dos Consejos Populares del Guaso, el reinicio del curso escolar, la distribución alimenticia, el acceso a La Melba, el papel activo de los radioaficionados en el recabo de información, la recogida de basura y las afectaciones en el fondo habitacional, entre otros.

Para las zonas más desmejoradas, el Presidente del Consejo de Defensa exigió garantía de servicios médicos – incluida la psicológica –, disponibilidad de alimentos (incluso de manera gratuita), electricidad en la medida de las posibilidades, y hasta recreación cultural y deportiva. Además, se preocupó por las 90 personas evacuadas en una cueva de Marabí y por los afectados de Yamanigüey. Cada grupo y subgrupo tenía a sus representantes en la reunión, para de esa manera no dejar un detalle pendiente.

También estaban, en el ISMMM, Mirtha Díaz y Rafaela Osoria, cuidando nietos y a un anciano octogenario. Sus rostros estaban ajenos a cualquier preocupación, excepto la de saber la suerte del hogar que dejaron atrás.

Las dos son de Farallones de Moa y les tocó ser vecinas, cubículo con cubículo, en calidad de evacuadas. Cuando ahora.cu les preguntó por los hombres, explicaron que se habían quedado a proteger la comunidad.

Matthew habrá podido levantar casas, talar árboles o torcer cubiertas, pero no pudo llevarse vidas, porque se encontró que en cuestiones de preservarlas acá somos muy buenos, y sino pregúntenselo a Juana.

Matthew: Nosotros, los Atormentados

Huracán Matthew por el Oriente cubano


AddThis Social Bookmark Button