¡Ahora ya empezó mi carnaval!

  • Hits: 1040
Fotos: Elder Leyva
 
A estas alturas no sé si llegó el Carnaval o la Reina de Corazones, porque a todo el mundo le ha dado por perder la cabeza.Solo en esas condiciones podría pedírsele permiso al jefe para carnavalear o entregarle un certificado médico por “congativitis viral”.

 
La regla sagrada de este ritual de diversión colectiva es tan estricta como la de Las Vegas: lo que pasa en carnaval, se queda en carnaval. Por suerte, lo que va de boca en boca, no son los comentarios, sino el pomo de litro y medio de cerveza de la marca “Bautizada”.

 
La gente sigue el consejo de Fabré, y hasta los que odian estar solteros el 14 de febrero, siguen el estribillo de que en carnaval no te vayas a casar…
 
El carnaval holguinero no es grande como el de Río de Janeiro, ni dura 41 días como el de Montevideo, pero es el nuestro, con carrozas más o menos hermosas, con, o casi siempre sin serpentinas.
 
 
Cada uno lo hace suyo según sus gustos y posibilidades. Hay quien lo espera con comida y películas como para no salir de casa. A otros los coge el carnaval con más derrotas en los bolsillos que el equipo de pelota de Holguín, y con la fe puesta en los cuadrangulares billetes de los amigos y vecinos del barrio.
 

En época de carnaval Gente de Zona y Marc Anthony son niños de teta. Aquí sí se forma “La Gozadera”, aunque el lunes no quede más remedio que cantar “si no vuelves, se me va la vida si no vuelves…”.Pero eso es otra historia, y aún nos horas para dar más cintura que la Macarena.
 
Artículo relacionado:
 
Author: Rosana Rivero Ricardo
Rosana Rivero Ricardo. Periodista 25 horas al día. Amante de las lenguas... extranjeras, por supuesto. Escribo de todo, porque “la cultura no tiene momento fijo
Más artículos de este autor

Escribir un comentario