La diaria batalla ciudadana

  • Hits: 1685

Fotos: Elder Leyva/ ArchivoUna verdadera ofensiva a favor del aumento de la calidad en la prestación de servicios al pueblo, entendida en sus más diversos sentidos, se comenzó a librar desde hace algunos fines de semana en Holguín, liderada por la dirección del Partido Comunista de Cuba en la provincia y el municipio cabecera.

Tiene como propósito favorecer la espiritualidad ciudadana, la práctica de normas éticas de comportamiento, la contribución social al rescate de valores y formas de conducta, así como el enfrentamiento a hechos que resultan indisciplinas o son constitutivos de delitos.

El sistema de trabajo evaluará la prestación de todo tipo de servicios públicos, desde la limpieza de la ciudad o el comportamiento social en nuestros parques, hasta las ofertas comerciales, gastronómicas (en cualquier moneda), culturales, los servicios relacionados con la asistencia médica en hospitales y cuerpos de guardia o incluso necrológicos, por solo mencionar algunos.

En la primera etapa de trabajo, comprenderá acciones de control fundamentalmente sábados y domingos, dado el aumento que experimenta la demanda de servicios y su amplia diversidad en esos días. Nada que acontezca en la ciudad durante esos días y a cualquier hora del día, la noche o la madrugada, le será ajeno en lo sucesivo.

Los diferentes grupos de trabajo, integrados por cuadros del Comité Provincial y Municipal del Partido, el Gobierno, la UJC y la CTC, han realizado visitas, a veces en más de una ocasión, a 70 centros de prestación de servicios del municipio Holguín, y recorrieron, además, los parques y otros lugares públicos de la ciudad.

Al evaluar los resultados de la visita, tanto con las entidades implicadas como con el resto de las direcciones administrativas del territorio, resultaron significativas cuestiones que conspiran contra el buen curso de la vida nocturna de la ciudad de Holguín.

Sobresalen la acumulación de basura tanto en zonas del centro de la ciudad como periféricas, el número de adolescentes incurriendo en conductas impropias para lugares públicos, la presencia de personas ofertando de manera ilegal comunicación Wifi desde sus laptops o celulares y la existencia de cocheros y bicitaxistas en sitios no establecidos, y resquebrajando la tranquilidad con voces exaltadas o equipos de música a altos decibeles, en horarios de la madrugada.

También resaltó negativamente la conducta de alcohólicos y personas con trastornos mentales, que deambulan, asedian a los transeúntes y molestan a clientes en lugares de prestación de servicios, la presencia de menores a altas horas de la noche sin la supervisión de la familia, el empleo de áreas públicas como baño, la ingestión de bebidas alcohólicas en botellas de cristal en lugares públicos y la falta de supervisión y control por parte de los porteros y administrativos de estos sitios.

En lo que respecta a instituciones hospitalarias, como el Hospital Clínico Quirúrgico y los cuerpos de guardia de los policlínicos Máximo Gómez, Díaz Legrá y Julio Grave de Peralta, se observaron irregularidades en la falta de explicación adecuada a pacientes, excesivas esperas, ausencia en ocasiones del Jefe de la Guardia y especialistas o la falta de agua corriente para el lavado de manos, entre otras.

De los centros destinados a la prestación de servicios comerciales y gastronómicos, se visitaron unidades como el Mayarí, Arcoíris (Terminal de Ómnibus Nacionales), las cafeterías Chaplin, Baracoa, Habana, El Ferrito y El Rombo, pizzería los Álamos, Plaza Camilo Cienfuegos, Palacio de Matrimonios, La Bolera, El Pequinés; salón Santa Palabra, de la Casa de la Música; cremería Las Torres y restaurante Venecia, entre muchos otros.

Entre las dificultades más reiteradas en estos establecimientos se encontraba la ausencia de administradores, lentitud en la atención a los clientes, falta de productos enmarcados en el diseño de su servicios, sitios que no estaban realizando ninguna actividad en el momento de la visita, oferta prácticamente única de bebidas y cigarros, mala imagen de algunos lugares, falta de incidencia de trabajadores sobre clientes que presentaban conductas impropias o ropa inadecuada para este tipo de lugares, carencia de insumos para la prestación de servicios, así como sitios cerrados ente el horario aprobado, pobre oferta, falta higiene, entre otros.

De igual manera, los grupos de trabajo recorrieron centros de prestación de servicios de la agricultura, como algunos Mercados Agropecuarios Estatales, donde se detectó falta de ofertas de vegetales e insuficiente cantidad de carne de cerdo, entre otras dificultades.

En cuanto a las entidades relacionadas con la Cultura, llamó la atención que algunas no prestaban servicio en el momento de las visitas, algo a tenerse en cuenta, pues estas son importante vehículo de difusión y educación en valores éticos y estéticos de nuestra sociedad.

La batalla contra las ilegalidades, las indisciplinas y la alteración del orden social establecido, no depende solamente de la voluntad política o el accionar de las entidades y organismos responsables de la labor de enfrentamiento, sino que empieza por cada uno de nosotros, desde el mismo momento en que elegimos no quedarnos callados ante lo mal hecho.

Sin embargo, no cabe duda de que esta acción sistematizada y liderada por el Partido, enfrenta de modo enérgico, no solo desde el conocimiento sino desde su posterior análisis y solución, fenómenos negativos y tendencias que quebrantan valores éticos y perturban la tranquilidad ciudadana, así como la seguridad de que goza la sociedad cubana.

Artículos relacionados

Inducir responsabilidad y buen servicio

A partir del 1º de octubre entran en vigor límites de precios al transporte público (+Tablas)

Author: Jorge Luis Cruz Bermúdez
Máster en Comunicación Social. Director del periódico ¡ahora! Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular. Autor de la columna *99

Escribir un comentario