/   ISSN 1607-6389
LATEST_UPDATE_ON Wed, 18 Oct 2017 - 12:14
Historiador Norton Lorenzzi Véliz
Béisbol en la Sangre

Elder LeyvaPersistente, acucioso y durante muchos años un holguinero se ha dedicado a investigar y hurgar sobre el inicio, desarrollo y resultados del béisbol en esta región norte oriental de Cuba. Ha buscado cada detalle y confrontado los diferentes datos y versiones para finalmente conformar la historia de este deporte en nuestro territorio. Aunque sus indagaciones se han extendido igualmente al oriente cubano y todo el país.

 

Se trata del historiador Norton Lorenzzi Véliz, quien nació hace 64 años en Cayo Mambí, pero con varias décadas de residencia en la ciudad de Holguín. Licenciado en deportes y cultura física, en la especialidad de béisbol. Máster en actividades físicas comunitarias.

e ha desempeñado en diversas tareas en las direcciones de deportes de “Frank País”, municipio y provincia de Holguín. Combatiente en Angola en 1976 y mucho tiempo después cumplió colaboración técnica deportiva en Venezuela, durante casi dos años. Fue activista y corresponsal deportivo voluntario y colaboró con la página deportiva de ¡ahora! Actualmente profesor de ajedrez en el combinado Henry García, pues también le ha dedicado tiempo al juego ciencia.

Con el amigo Norton he conversado, polemizado e intercambiado datos sobre el béisbol durante mucho tiempo. Pero su sencillez y modestia habían constituido barreras para materializar esta entrevista, hasta que por fin accedió.

¿Cómo llegas al béisbol?

“Cuando niño mi tío Salvador Véliz, que era un buen pelotero en Cayo Mambí, me llevaba a sus juegos en diferentes localidades. Así comenzó mi pasión por este deporte. Sólo lo jugué como muchacho en el barrio, pero seguía insistentemente los torneos y partidos, observaba y leía. De esa forma obtuve conocimientos empíricos y me convertí en activista y colaboraba en el entrenamiento de peloteros.

“Cuando surge la provincia de Holguín me designaron manager del equipo de “Frank País”, al que dirigí en los años 1977,78 y 79 en los torneos territoriales. Posteriormente fui el director del plantel CAI (Complejo Agroindustrial) Frank País en la Liga Azucarera entre 1980 y 1982 (tres ediciones). En 1983 formé parte de la dirección, como auxiliar del plantel municipal en el Campeonato Provincial.

“Esas faenas y tareas periodísticas me permitieron profundizar en los conocimientos sobre el béisbol y comencé a investigar sobre la historia de esta disciplina.”

¿Cómo historiador, además de investigar, que otras tareas has desarrollado?

“Fui director del Museo Provincial del Deporte y estuve al frente de la Comisión de ese sector. Impartí Historia del Deporte y la Cultura Física en la Facultad del Deporte en Holguín. Participo en concursos y jurados y en otras actividades como miembros de la Unión de Historiadores de Cuba (Unhic) y del grupo nacional de Cronistas e Historiadores del Béisbol, constituido el pasado año para retomar el Hall de la Fama de este deporte en el país”.

No siempre coinciden los detalles referidos a la introducción del béisbol en Holguín y su desarrollo en las primeras épocas.

“Lo introdujo, en 1881, el joven José Grave de Peralta y Cardet, hijo del General mambí Julio Grave de Peralta. “Pepillo trajo conocimientos e implementos del béisbol desde Estados Unidos”, donde vivió y estudió. En USA se involucró en la efervescencia que vivía la pelota en esa nación.

“Aquí Grave de Peralta reunió a un grupo de jóvenes, les trasmitió los elementos más importantes del béisbol y comenzaron a jugar, pero no se desarrolló en los años siguientes por falta de implementos, entre otros factores. El auge llegó con la primera intervención de Estados Unidos en 1999. Los primeros equipos holguineros se denominaron Rojo y Azul y el inicial torneo local se desarrolló en 1902…

“En los primeros tiempos se jugaba sólo los fines de semana. Peloteros de aquí se insertaron en la Liga Unión Atlética Amateur de Cuba y posteriormente, también, en la Liga Popular en el norte de Oriente. Sobresalieron los equipos Báguano, San Germán, Tacajó y Mulos de Nicaro, que fueron campeones en la Liga Popular. Como tal, los tres primeros viajaron a un Torneo en Michigan, Estados Unidos en los años en que se titularon. San Germán lo hizo dos veces (1952 y 1953), en tanto los Mulos de Nicaro, titular de la mencionada Liga (1957) participó en un certamen amistoso en Puerto Rico. Posteriormente Los Mulos se coronaron en el Torneo, que organizó la Dirección Nacional de Deportes (1960) después del triunfo de la Revolución y antes del surgimiento de las series nacionales…”

Antes de 1959 en este territorio hubo varios peloteros sobresalientes:
“Entre los más notables, tres jugaron en Grandes Ligas: Pedro ´Preston´ Gómez en 1944 (torpedero de Guatemala, Mayarí), Enrique González en 1949 (pítcher de Banes) y Willy Miranda también en el 49 (torpedero de Velasco). Ellos previamente se distinguieron en ligas cubanas, igual que Conrado Rodríguez (El General Sagua), pitcher, buen bateador y director de equipo. Figura cimera en las dos primeras décadas del siglo pasado en el béisbol holguinero. El primero de aquí en jugar profesionalmente (1908 con Almendares).

No se pueden olvidar el lanzador holguinero José Parra y el banense jardinero Pedro Formental.”
¿Por quienes te decidiría si tuvieras que votar por tres peloteros de antes del 59 y otros tres de la era revolucionaria para el inicio del Hall de la Fama del Béisbol en Holguín?
“General Sagua, Miranda y Formental sería mi relación de la primera época, mientras de la etapa revolucionaria escogería al jardinero Fermin Laffita y los lanzadores Aroldis Chapman y Luis Miguel Rodríguez”.

¿De que tratan particularmente los libros sobre béisbol que has escrito y esperan publicación?

“Uno de esos libros se titula Béisbol en Holguín: Historia, Leyenda y Pasión. Recorre el transitar de esta disciplina en el territorio desde sus inicios hasta la actualidad. Obtuvo mención en el Premio de la Ciudad ,en Holguín (2012) y espera ser publicado en Ediciones Holguín. El otro lo tiene Editorial Deportes en La Habana, titulado Los Mulos de Nicaro: La Pelota en la Sangre, que escribí conjuntamente con el historiador José Antonio Jardines, de Nicaro. Tiene prólogo del destacado historiador cubano Félix Julio Alfonso.

“Tengo en preparación un tercer libro con título provisional Vibró la Trocha, que trata del primer triunfo oriental en series nacionales, acaecido en 1967, cuando Manuel Alarcón blanqueó a Industriales”.

¿Cómo catalogas la situación actual del béisbol holguinero?

“No está en buen momento. Son pocos los peloteros de nivel y varios han abandonado el país. No se juega todo lo necesario en los municipios y escasean los implementos y terrenos de calidad. Estimo que debería aplicarse más la ciencia y la técnica actualizada, especialmente en el pitcheo”.

La historia del deporte holguinero, tendrá que agradecerle siempre a Norton su relevante contribución para el conocimiento del andar de la pelota en esta comarca.

Como uno de los títulos de sus libros e igual que otros hijos de esta tierra oriental, este holguinero lleva el béisbol en la sangre


AddThis Social Bookmark Button

COM_COMMENTS_COMMENTS_COUNT

  • me parece un trabajo bien concebido a una persona que mucho lo merece. Felicitaciones modestas y sinceras

COM_COMMENTS_CHARACTERS_REMAINING

Cancel or