Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 19 Nov 2017 - 17:47

DESCARGAR
Edición Impresa

Con nombre de huracán

Irmita-Lenin.jpgVirgen María Zayas Quiala será su nombre de pila con el cual la inscribirán en el Registro Civil y figurará en cuanto documento oficial corresponda; sin embargo, pocos llamarán así a la beba, que llegara a este mundo al mediodía del 8 de septiembre en el hospital de Mayarí, entre vientos y lluvias del intenso huracán Irma durante su avance por la costa norte de la región oriental y central de Cuba.

La recién nacida es famosa ya de por sí, pero con el seudónimo de Irmita. Así le dicen médicos, enfermeras y todos los que trabajaban en la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatología (UCIN) del Hospital Provincial Vladimir Ilich Lenin , donde permanece desde pocas horas después de su nacimiento.

El cambio de nombre lo debe a muchos detalles ocurridos alrededor y posterior a su irrupción a la vida. Además de nacer a la 1:45 pm en medio de partes meteorológicos, que tenían a casi todo el país en alerta y alarma ciclónica, fue fruto de un parto prematuro de 29 semanas de gestación y bajo peso de mil gramos, suficiente para que movilizara al Sistema Integrado de Urgencias Médicas de la provincia, para su traslado inmediato hacia la Neonatología del Lenin, servicio de referencia por la alta preparación de sus profesionales y disponibilidad de equipamiento del más moderno.

De la entrada de Irmita al hospital habla sonriente la doctora Tania Wilson Correa, jefa de la UCIN, porque recuerda cómo puso en tensión a su equipo en circunstancias bastante anormales. “El ulular de la ambulancia en su trayecto de Mayarí a Holguín hizo comprender a muchos que algo grave ocurría. Y era así, pero felizmente la recién nacida llegó sin mayores problemas a nuestro servicio, donde ya todo estaba listo para su atención”.

Afirma que Irmita está bien, aunque ha bajado de peso, 900 gramos. Su alimento lo recibe del Banco de Leche Materna , gracias al aporte de muchas puérperas que donan después de lactar a sus hijos. “Ella va ir engordando poco a poco, pues no tiene ningún otro problema”.

¿Pero dónde está la madre de Irmita?, preguntamos a la doctora, a lo que nos responde: “Ella está bien en la sala de paridas a la espera de su niña”. Hacia allí fuimos a la búsqueda de la mayaricera, quien desde su cama recordó al dedillo el 8 de septiembre y más.

Lo primero que aclara Milagros Quiala es que su niña se llama Virgen María, porque nació el Día de la patrona de Cuba y por  su suegra. Así lo quiso su esposo, aunque confiesa risueña que no le molesta que le digan Irmita. “Se lo dicen de cariño, porque mira que allí atienden bien a los niños hasta salvarlos. Yo sí que sé eso. Pues esta es el tercer hijo y todos han sido prematuros de tiempo y peso”, explica mientras arregla sus pertenencias.

“Yo estaba ingresada en la parte del Hogar Materno por mis antecedentes, pero el día del huracán como medida preventiva nos subieron para sala a todas las que estábamos allí. Se había previsto por mi médico ponerme un pesario el día 9. Fíjate tú qué casualidad. Pero fue que me comenzó un dolor fuerte en las caderas y ya cuando me reconocieron tenía cuatro centímetros de dilatación y decir eso el médico y llevarme para el salón de partos fueron dos cosas iguales.

“Así ha sido las tres veces. El mayor de seis años nació con mil 300 gramos y bajó a 500 g. Yasiel-así se llama-, estuvo 90 días ingresado en Mayarí hasta que nos dieron el alta con 2 mil 500 de peso.

“La segunda es Yisel de tres años. También prematura de mil 300 g que bajaron a 750. Con ella fueron dos meses y medio aquí en el ¨Lenin¨ hasta alcanzar los 2 mil 600. Por eso creo que estaré aquí unos cuantos días. Solo me preocupan los muchachos allá la comunidad de Mateo Sánchez, aunque sé que me los cuidan bien. Imagínate que hasta el niño me lo llevan y buscan a la escuela”.

También confesó que quiere ligarse, “porque no es fácil tantos muchachos y una joven así”.

Nos despedimos de la mamá de Irmita con el compromiso de qué podemos hacer por su “ligadura” y de volver antes del alta de la niña para la foto, porque en esta ocasión no quisimos importunar a la beba, que llegó en medio de un huracán al cual le hace honor.


AddThis Social Bookmark Button

2 Comentarios

  • Me encanto esta historia realizada en hecho real, pero dónde esta la foto de la bebita.
  • Gracias Lourdes por esa historia tan hermosa y muchas felicidades para esa madre que supo enfrentar el peligro en medio de un huracán y salir adelante con el nacimiento de su niñita. Un saludos para todo el colectivo que participaron de una forma u otra en este hermoso nacimiento.

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.