/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Sáb, 18 Nov 2017 - 23:00

DESCARGAR
Edición Impresa

Con la comida no se juega (+ Infografía)

Precios_Topados-2.jpg“El periódico no siembra”, vociferó un carretillero en la calle González Valdés, de la ciudad de Holguín, cuando le reclamaron que no respetaba lo establecido en la Resolución 645/2017 de Finanzas y Precios, publicada el semanario ¡ahora!

Desde que el listado de precios máximos para la comercialización de determinados productos agropecuarios apareció en nuestras páginas, tuvo muy buena acogida. Sin embargo, múltiples quejas recibidas por parte de la población nos pusieron en alerta; pues todo parecía indicar que transcurridos siete días muchos holguineros aún no se han “topado” con los valores establecidos, (al menos en lo que a los carretilleros respecta), con el consiguiente daño al bolsillo, y a la institucionalidad.

Las llamadas y correos electrónicos recibidos en nuestra Redacción daban cuenta de violaciones en los precios del plátano burro, pepino, ají chai, frijol, malanga, boniato y otros, comercializados por vendedores ambulantes, y alertaban también sobre la poca presencia de muchos de estos productos en mercados estatales.

El primer llamado de atención provino de Rafael Herrera, vecino del reparto Pueblo Nuevo, quien advirtió que los carretilleros ubicados en los alrededores del mercado del “Ferrocarril” continúan comercializando con valores astronómicos. “Allí no hay precios topados ni inspectores. La libra de malanga la venden a 10 pesos. Se tiene que acabar la impunidad con ellos, es una burla para la población”, denunció.

El capitán retirado Ezequiel Perdomo, de la calle Fomento, considera oportuna la medida, pero comprobó que no se respeta. “Frente a mi casa un cuentapropista tenía la yuca a 4 y el boniato a 5 pesos. Y su excusa fue que los ‘guajiros’ vendían caro y no podía bajar ni un centavo”.

La reacción de los carretilleros ante la regulación de los precios pudiéramos circunscribirla a una interrogante: ¿Dónde están aquellos que podían encontrarse habitualmente recorriendo las calles Frexes, Rastro, Agramonte, Unión, Avenida Capitán Urbino?
Al respecto, Edgar Sánchez, al frente de la Dirección Integral de Supervisión (DIS) del municipio de Holguín, percibe que tras publicarse la Resolución, los vendedores ambulantes han desaparecido del centro de la ciudad, “se desplazaron hasta los barrios, donde es menos probable encontrar un inspector y además, salen por la noche”.

El criterio de que los productos salen caros desde el propio surco es el “estribillo” de los carretilleros entrevistados.

Yoandis Matos considera que no es el momento de “topar” porque hay mucha escasez y “los campesinos sacan los productos poco a poco. Nosotros raras veces compramos directamente, casi siempre somos la tercera o cuarta mano”.

Según Yoandis no puede ajustarse a la totalidad de los precios, y ofrece el ejemplo de la yuca. “Para poder venderla a 2 pesos uno tiene que comprarla a 1 o 1.50 para sacar ganancias. Pero eso no sucede así porque pago esa vianda a 2”, refiere y confiesa su temor porque un inspector se aparezca y termine con una multa, “pero me arriesgo”
Según datos ofrecidos por la DIS, desde inicios de octubre se han decomisado 11 carretillas ilegales y en esta semana se han impuesto 13 multas. No obstante, para que la fiscalización sea eficiente debe proyectarse de forma integral.

grafico_precios_topados.jpg

Así piensa Ángel Pérez, jefe de grupo de trabajo de la DIS provincial, y opina que la PNR debe sumarse a las labores de control. “En primer lugar porque los ilegales nunca quieren enseñar el carné de identidad, y nosotros no tenemos potestad para conducirlos a una estación. Hemos sido blanco de agresiones y muchas veces hemos llamado la patrulla y no siempre están localizables.”

La resolución 645/2017 de Finanzas y Precios no solo ofrece el listado de precios topados, sino también aclara que la venta debe realizarse en libras, excepto el Coco y el Ajo. Sin embargo, hace mucho tiempo es usual ver en tarimas y carretillas esas “curiosas” unidades de medidas como el “vasito”, la “cacharrita” y el “jarro”.

Los vendedores ambulantes están obligados a llevar una pesa, pero aclara Ángel que el movimiento de las carretillas descompensa las balanzas y los inspectores de la DIS solo comprueban que tengan el sello de verificación, “son los especialistas de Metrología quienes pueden detectar los fallos".

Alan Menéndez, trabajador de la Empresa Eléctrica, considera que no es suficiente con aplicar y difundir la tarifa de precios. “Es necesario habilitar un número para denunciar a los infractores”. Con tal propósito, la DIS en la provincia estableció el número 24425059, mientras que esta entidad fiscalizadora en el municipio dispuso el 24423477.

La “maldita circunstancia” de huracanes cada año complica el panorama agropecuario cubano, ya afectado por factores objetivos y subjetivos analizados en diferentes ámbitos. “Irma” se ensañó con el plátano y la yuca, principales renglones productivos del territorio. La estrategia para garantizar la comida del holguinero en el período más breve posible fue sembrar productos de ciclo corto como boniato, maíz, calabaza.

Edgar Garcés, subdelegado general del Ministerio de la Agricultura en la provincia, explica que la prioridad es “sembrar para garantizar una cosecha satisfactoria a partir del próximo año, y beneficiar la comercialización en mercados estatales”.

“A partir del 2018 habrá una mejoría, cuando se comience a recoger lo que se sembró en esta etapa”, sentenció Garcés.

Vladimir Ricardo, director general de la Empresa de Acopio en el territorio, significa que a inicios de octubre de este año la delegación del Minag en la provincia aprobó la circular número 4 que fija la regulación de las ventas de productos agropecuarios en la red comercializadora de Holguín de 10 libras de vianda por persona, 5 lb de hortalizas e igual cifra de granos y carne, para evitar el acaparamiento.

“Los niveles productivos estimados para los próximos meses ni las ofertas en los mercados agropecuarios podrán satisfacer la demanda de una provincia con más de un millón de habitantes”, reconoce Ricardo.

producciones-02.jpg

Topar los precios es una buena medida en caso de lograr que sea efectiva, pero su carácter no deja de ser temporal. Su enfoque es de corto plazo y su objetivo es el de paliar una situación específica, generada tras el paso de un fenómeno meteorológico. Se impone también la vista larga, esa que nos exige sacar más provecho a las tierras, abaratar los costos de producción, incentivar a los campesinos, proyectar contrataciones coherentes y respetarlas, entre otros aspectos.

La agricultura tiene que dejar de parecerse al triángulo de las Bermudas, con medidas e incentivos que como barcos son absorbidos sin devolver lo que se espera.

Desde el pasado sábado hay un tope en la tarima, y el periódico “que no siembra” lo informó. Por eso una vez más este medio se convierte en plataforma de debate, porque como bien nos enseñaron de niños: con la comida no se juega, y la producción de alimentos es un tema que interesa e impacta al pueblo, ese al cual nos debemos y respetamos.

producciones-01.jpg

 


AddThis Social Bookmark Button

1 Comentarios

  • Es muy correcta la actitud de la población de denunciar las violaciones, pero no creo que sea beneficioso que se publiquen los nombres de los denunciantes, recuérdese que estos individuos violadores de la legalidad muchas veces son inescrupulosos y pueden tomar represalias contra los que los denuncian.

1000 caracteres

Cancel or