Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Vie, 22 Sep 2017 - 16:55

DESCARGAR
Edición Impresa

El que no oye consejos...

 

mosquitoH.jpgHa pasado un mes de que Migdalia ingresara en el Hospital de Campaña de la ciudad de Holguín por presunto dengue, pero aún se queja de dolores en las articulaciones y en la cabeza, decaimiento hasta molestias en la garganta, precisamente por dónde iniciaron los síntomas de esa enfermedad que la hizo acudir directo a la institución sanitaria el pasado primero de agosto.

Cinco días estuvo allí ingresada. Durante ese período, además de fiebres altas, sudoraciones y otros malestares clásicos de este virus trasmitido por el mosquito Aedes aegypti, presentó de momento un descenso brusco de la temperatura corporal y al realizársele un nuevo conteo de plaquetas estas habían descendido al límite de lo normal, lo cual requirió de un constante chequeo médico para evaluar la evolución de su estado hasta la alta hospitalaria.

Ella hoy comparte sus pesares mientras espera su turno en la cola de la carnicería, donde suscita múltiples comentarios entre sus interlocutoras, muchos de ellos erróneos y nada acorde con los momentos que afronta la ciudad de Holguín, por la alta infestación del mosquito y trasmisión de dengue y zika, dos enfermedades altamente peligrosas si los pacientes no son atendidos de forma precoz.

“Estás loca, ¿ingresarme yo o alguno de mi familia. Mira, en mi casa todos pasamos eso, no sé si dengue o zika, qué se yo, pero al médico ni fuimos, qué íbamos a resolver seis días en un hospital bajo un mosquitero si eso lo podíamos hacer nosotros mismos”.

Esta, sin dudas, fue la consideración que provocó un aluvión de criterios encontrados entre el grupo de vecinos reunidos a la espera del pollo de la cuota, unos a partir de experiencias propias o de otras que les han contado, como la de la “muchachita que ahora que está complicada con esa ¨cosa¨ de nombre extraño (síndrome de Guillain-Barré) y se ha visto fea de verdad después de padecer con zika”.

Mientras oía a unas y otras en aquella “balacera” sobre un tema que tiene prioritaria atención en la provincia y, más aún en la ciudad holguinera, recordaba una aleccionadora conversación sostenida un poco antes con el doctor Abelardo Rubio, especialista de Segundo Grado en Medicina Interna, acerca de las arbovirosis que desde 2014 vienen afectándonos, sus complicaciones y la baja percepción de riesgo en gran parte de la población, “que no acaba de entender la magnitud del problema, sobre todo por el complejo escenario existente en la región de las Américas donde circulan varios virus transmitidos por los mosquitos del género Aedes (aegypti y albopictus), como es el caso del Dengue, Chikungunya, Zika y la Fiebre amarilla.

El también Máster en enfermedades infecciosas nos explicó que hoy no pueden existir equívocos ante la fiebre u otros síntomas o signos de la esas arbovirosis, de acudir de inmediato al médico para un diagnóstico a tiempo para así evitar la trasmisión de cualquiera de los cuatro serotipos distintos del virus del Dengue que hoy circulan en Holguín (DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4) o del Zika y principalmente prever una complicación que comprometa la vida del paciente, como hoy está ocurriendo, por ejemplo con las neurológicas y autoinmunes, entre ellas el síndrome de Guillain- Barré, enfermedad del sistema nervioso que causa debilidad muscular y en los casos graves puede afectar los músculos que controlan la respiración.

Sin embargo, lo decisivo en estos momentos para no llegar a afrontar esos problemas y otras contrariedades más, está en las manos de todos, en cada uno de los holguineros que en su vivienda debe ser inflexible en el cumplimiento de las medidas de control contra el dañino vector.

Recordar siempre que podrá realizarse tratamiento adulticida con el más potente insecticida para matar al mosquito adulto, pero si damos oportunidad a que la “fábrica” siga produciendo estamos tirando por la borda todo el trabajo.

Además, ojo en esta etapa de lluvias y altas temperaturas, período cuando se acelera el ciclo del vector, por lo cual es decisivo el autofocal consecuente para no dejar un posible criadero.

Eso me lo dijo el doctor Abelardo con toda la razón del mundo y la experiencia acumulada por más de 30 años en el ejercicio de su profesión.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.