Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Vie, 22 Sep 2017 - 16:55

DESCARGAR
Edición Impresa

¿Qué tiene Fidel?

Fidel-varias-opinion-2.jpgHabía algo que me gustaba escuchar con frecuencia y era aquello de “Fidel, Fidel, qué tiene Fidel, que los imperialistas no pueden con él”. Se expresaba esa pregunta, principalmente, cada vez que el David del Goliat del Norte aterrizaba en algún punto de Latinoamérica. Acostumbrados al vasallaje en su geografía, los pobladores de estas tierras veían en el Comandante en Jefe al desafío más grande encontrado por EE.UU., después de Bolívar y Martí.

Ya desde antes del Primero de Enero de 1959, cuando las bombas llevaban el sello Made in USA, el máximo líder del Ejército Rebelde presagiaba que su próxima guerra sería frente a los “gringos”, y clasificó a esta como mucho más larga y grande. La prueba inicial de sus palabras la tuvo en Playa Girón, donde los mercenarios venían reclutados y entrenados a la manera yanqui.

El temprano apoyo de la URSS a nuestra Revolución desembocó en la Crisis de Octubre, en la que “pocas veces brilló más alto un estadista que en esos días”, al decir del Che en su Carta de Despedida. Fue ganándose mucho respeto, al salir en la búsqueda de los necesitados cuyas vidas y pertenencias fueron envestidas por el ciclón Flora, el cual arrasó Oriente. Salió a relucir su vergüenza tras reconocer las dificultades que dieron al traste con la Zafra de los Diez Millones.

No es exageración que visitó Vietnam en plena guerra, y eso levantó aún más la moral de las heroicas fuerzas revolucionarias. Presagió el fin de la Unión Soviética y aseveró que, incluso así, Cuba no cejaría en su empeño de justicia social.

Se preocupaba lo mismo por el ballet que por las zancadas de Juantorena. Aparecía de madrugada en obras constructivas, le gustaba conversar con los niños y la población. Si hoy se habla de una mortalidad infantil bajísima, de la erradicación de varias enfermedades o de la contribución a la Salud en diversas latitudes, habrá que reconocerlo a él como principal artífice de tales hazañas. Si la mujer y el negro en la actualidad son personas en la Isla, habrá que reconocerlo a él en toda su dimensión.

Jamás imaginé una sola línea póstuma. Porque su inmortalidad había nacido en Birán, subido a la Sierra Maestra y vencido al Imperio más poderoso de la Historia.

No quisimos prepararnos para su partida, porque su personalidad todavía nos acompañaba, incluso desde sus problemas de salud en 2006. Todavía lo teníamos en sus Reflexiones, en sus apariciones o fotos con jefes de estado.

Vivió dignamente. Hizo dejación de su cuna de oro y repartió sus tierras como el primero, en la Reforma Agraria. Alertó al país de que el rumbo que llevábamos estaba equivocado, luego que Sarría impidió que mataran las ideas. Detuvo al yate Granma para rescatar a Roque, aun con la premura de llegar a Cuba, para cambiar su modelo político y social.

Respetó la vida de cuanto soldado batistiano se rendía. Prometió el regreso de nuestros Cinco Héroes. Hizo una Revolución Energética y muchas otras…

Ahora escribo en mi Holguín y reparo en que seguro visionó la provincia que somos, de níquel, azúcar, turismo y trabajo. Y le hablaré a mi hijo de su obra, de que la vida es un ciclo y que el de Fidel es infinito.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.