Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 28 Jun 2017 - 11:31

DESCARGAR
Edición Impresa

El arte de gobernar

“Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella”, dijo el filósofo chino Confucio. Se ha teorizado mucho sobre el arte de gobernar pero las realidades resultan demasiado complejas para que algo escrito satisfaga en su totalidad cada idea particular de un buen gobierno.

Sin embargo cuando se ejerce el poder en nombre de la mayoría existen grandes probabilidades de alcanzar el éxito. En Cuba cada persona que ejerce el poder, en el nivel que sea, es un servidor público y el Delegado de circunscripción, es el representante de esa autoridad popular en la comunidad, a la que personas naturales y jurídicas le deben consideración y respeto.

Hago énfasis en el respeto porque es demanda de muchos delegados en las asambleas municipales y la provincial del Poder Popular y porque creo que los electores también deben saber que, ella o el servidor público, que rinde cuenta por estos días no gana dinero, ni beneficio alguno por representarlo y merecen todo el apoyo posible de su comunidad para poder lograr los objetivos de su labor.

Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente del Gobierno en Holguín, hace unos días aseveraba que la razón fundamental del ejercicio del poder es la solución de los problemas del pueblo, reflejados, fundamentalmente, en los planteamientos de los electores.

Justo en medio del IV Proceso de Rendición de Cuenta de los delegados vale reflexionar sobre la importancia de evitar que los planteamientos se hagan históricos, se duerman en buroes y oficinas, porque nada resta más credibilidad a la gestión administrativa de una entidad que la burocracia y la inercia.

Afortunadamente, en Holguín, del primer y segundo proceso, no quedan planteamientos pendientes de respuesta aunque sí deben recibir solución mil 132 problemas, sobre todo en el sector de recursos hidráulicos, comercio, TRD, salud, entre otros.

Es evidente que durante este periodo de mandato se ha avanzado en el nivel de exigencia y sistematicidad en los análisis realizados por el Consejo de la Administración Provincial, esa especie de cocina donde se fraguan todos los proyectos de la provincia, y se incide para que los organismos profundicen en la solución de los problemas y no den respuestas “para salir del paso”.

No obstante es preciso que organismos e instituciones comprendan que no hay que esperar a las rendiciones de cuenta. Las inquietudes de la población deben formar parte del Orden del Día de los consejos de dirección e incluir allí aquellas quejas referidas en despachos u oficinas de atención a la población, que son vías tan prioritarias como los procesos de rendición.

Las 4 mil 716 asambleas realizadas hasta la fecha, en este IV Proceso de rendición de cuenta, cuyo cierre será el próximo 31 de mayo, han tenido un punto importante a su favor, la mayor participación de los directores de los organismos, de miembros de las juntas directivas o especialistas capacitados realmente para dar respuesta a las inquietudes formuladas.

Ha sido un proceso con mayor organización, en el cual se han recepcionado ya más de 24 mil planteamientos, de ellos 13 mil a solucionar por las propias comunidades y 11 mil dependerán de los organismos, que deberán imprimir mayor dinámica a la solución o respuesta a las problemáticas planteadas .

Dirigir con un sistema coherente ha permitido incluir, poco a poco, en los planes económicos de cada año un grupo de problemáticas. Se necesita aún mucha responsabilidad y compromiso en el accionar de los organismos para demostrar cuánto puede hacerse, porque existen posibilidades para lograr mayor impacto.

Una muestra fehaciente de ello ese “impulso mágico” que logran ciertos asuntos cuando son llevados a programas de debate público o salen como “ronchas” en la prensa cotidiana. No hay que esperar a que hombres y mujeres agotados de tocar cientos de puertas pongan los temas sobre el tapete social.

Al final es cierto que mucho se ha escrito sobre gobernar, que hay teorías para escoger pero, al menos yo, y ojalá que muchos también prefieran lo dicho por Blanca Cotta, cocinera, periodista y escritora argentina: “Quizás el arte de gobernar sea precisamente eso: el arte de saber valorar al pueblo y esforzarse por alentar y cumplir sus sueños”.

 

 


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.