Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 16 Ago 2017 - 14:39

DESCARGAR
Edición Impresa

Cuba, necesario referente

Casi de estreno, aún envuelto en celofán, inicia el 2017, otro nuevo año más, de la segunda década del Siglo XXI, ante nosotros, cuyo mayor reto es convertirlo en una etapa fructífera, de desarrollo, satisfacciones, unidad, mucho amor, armonía, paz, abrazo familiar, rescate de valores, felicidad, salud, cumplimiento de planes y activismo ideológico, porque #CubaEsNuestra.

Otros 365 días signados por la convicción de que la prosperidad de Cuba depende del esfuerzo de cada uno y la emancipación del país debe ser fruto de nosotros mismos.
Atrás dejamos un período con reveces, alegrías y tristezas. El infortunio más relevante: la pérdida física del Comandante en Jefe, a escasas jornadas del arribo del aniversario 58 del triunfo de la Revolución.

Por esa triste realidad, a los 59 años del histórico Primero de Enero llegamos, inéditamente, sin su presencia. Un grito realista, provocado por esa circunstancia adversa, estremeció a la Patria: “Yo soy Fidel”, que significa continuidad, la certeza de defender sus ideas, seguir su obra, la enorme responsabilidad de encarnar a una figura excelsa de méritos extraordinarios y ejemplos probados.

Aprender a andar sin él es un desafío para la Cuba de hoy y mañana, cuando ya se anunciaron tres premisas necesarias en aras del avance económico del territorio nacional: garantía y cobro oportuno de las exportaciones; incremento de la producción, para sustituir importaciones, ahorro y utilización eficaz de los recursos.

Gran importancia para la inversión extranjera, la cual exige despojarse de mentalidades obsoletas llenas de perjuicios, eso permitirá atenuar falsos temores como verlo asociado a un retorno al capitalismo. Tal idea está descartada y así lo recoge la Constitución.

Por lo difícil del combustible aquí, una de las esferas prioritarias para la inversión es la de fuentes renovables de energía, que por ser estratégica se necesita potenciar.
A grandes rasgos ahí se deben concentrar los empeños en este nuevo año, junto al crecimiento alimentario e industrial, el fomento de conductas favorables al avance y la exigencia de hacer con calidad.

Ante nosotros una etapa cargada de no pocos escollos, por la situación internacional compleja, lo cual se convierte en fuerte motivo para luchar con bríos en la defensa de lo que creemos, con tantos beneficios para todos, en especial para los más humildes.

El 2017, para Cuba, es un nuevo año de salvaguarda de las conquistas logradas, de proteger la soberanía de la Patria, de obrar lo necesario, para poder cumplir las metas; elogiar un presupuesto dedicado, mayoritariamente, a la población, fomentar valores característicos de la sociedad y un espacio requerido de acierto, con la mayor participación popular en las tomas de decisiones.

Vivimos en una humanidad descarnada, cargada de violencia e irrespeto. En medio de eso, la Revolución Cubana es una hermosa fuerza antagónica a tales desvaríos, una poderosa carga de justicia social y la certeza de tener al ser humano como el centro de todo el quehacer.

Luchemos, entonces, por preservar la humanitaria obra dejada por Fidel y hagámoslo en nombre de quienes les hace falta un referente, para alcanzar un mundo mejor en sus vidas.
 


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.