Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 16 Ago 2017 - 14:39

DESCARGAR
Edición Impresa

#EstudiantesCubanosYLosDDHH

DH-educacion-cuba.jpgHace unas semanas, por la red social Facebook, unos de mis compañeros de universidad, colgó una foto en su muro de nuestro último día de clases. Recuerdo que le comenté que en aquellos momentos quería que el tiempo volase, me aturdía la cantidad de lecciones, la exigencia de los profesores y hasta el color del aula, pero que en la actualidad quería comenzar otra vez mi vida de estudiante.

Sí, porque ahora, cuando el día a día y la jornada laboral parecen jugarme de vez en cuando malas pasadas, no dejo de pensar que mis horas escolares, con olor a lápices, libretas, envuelta en libros, asignaturas y maestros, se me fueron de las manos como un suspiro.

Ya me lo advertía casi filosóficamente mi madre: “No hay etapa en la vida como cuando se es estudiante”. Los mejores recuerdos, las mejores vivencias, los mejores amigos que se guardan en la memoria, se tienen de este período de la vida.

Por supuesto, en ese entonces no interioricé sus palabras y apenas hace poquito me di cuenta, de que ese pequeño polígono de pruebas que es la etapa estudiantil, no solo lega conocimientos, sino que también fomenta recuerdos…y experiencias.

DH-educacion-cuba2.jpgEl comentario llega a propósito de celebrarse este 10 de diciembre el Día de los Derechos Humanos, pues en esa fecha, pero del año 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En esta ocasión, la efeméride es un llamado a todos para defender los derechos de un refugiado o migrante, una persona con discapacidad, una persona LGBT, una mujer, un indígena, un niño, un afrodescendiente, o cualquier otra persona en riesgo de ser discriminada o sufrir algún acto violento.

A raíz de esto, de mi mente no se aparta la realidad de los estudiantes en otras regiones del mundo, e imagino a los 43 que continúan perdidos en México, con sueños truncados, metas incumplidas, un futuro sin conquistar.

Esos que en la Universidad Nacional de Formosa, en Argentina, se manifiestan contra cualquier intento de avasallamiento a su autonomía; los que perecieron bajo la metralla sionista en Palestina; aquellos que fueron silenciados por el ébola en tierras africanas y que hoy lo hacen por el SIDA...la malaria. Los estudiantes que continúan aún sin estudio, envueltos en la drogadicción, la violencia...

DH-educacion-cuba5.jpgVuelvo la vista a mi realidad diaria, a Darianna que se forma como médico en el policlínico docente Máximo Gómez de la Ciudad de los Parques, a Jorgito que cursa el primer año como técnico medio de Veterinaria en el Instituto Politécnico Osvaldo Socarrás Martínez en Báguano, y a los otros cientos de estudiantes que -como yo un día-, tienen actualmente el derecho a la educación gratuita, a practicar deportes o destacar en cualquier manifestación artística.

Nada, cuando veo la historia triste del estudiantado en otras tierras, la circunstancias de este día en mi pequeño terruño, comprendo el valor de ser estudiante holguinero y cubano, de ser joven de esta Patria, donde la juventud es y será siempre, un tesoro.
Sin dudas, no habrá nunca mejor etapa en la vida que la de estudiante. Ese es el mejor momento para vivir con intensidad, pero también para dejar una estela, para abrir el camino que hemos de tomar un día.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.