Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Vie, 20 Oct 2017 - 21:52

DESCARGAR
Edición Impresa

Rostro del sur

hugo_chavez_.jpgHabía escuchado antes la canción, increíblemente convertida en nana. Me parecía hermosa aunque no particularmente especial Pero hay que recordar que las canciones valen por las vivencias que te recuerden más que por lo son en su esencia misma.

Luego él murió, la oí mucho en esos días y algo en mí se torció dentro, como una nostalgia extraña, la que se siente por lo que nunca se tuvo. Cuando a la más alegre de mis compañeras, capaz de tararear cualquier cosa, se le hizo un nudo cantando sus versos, las notas de Venezuela, se prendieron en mi cabeza con un ribete negro y el rostro de Chávez.

Contrario a lo que indica mi profesión, no me atrae la política, pero no puedo desprenderme de ella y lo que sus avatares determinan, por eso estuve al tanto de sus contiendas por vivir viviendo.

El presidente de Venezuela se había calzado las botas de un gigante para transformar el sur desde el ejemplo de su propio país. Alguna vez bromeé diciendo que era un “presidente hipermedia”: el hombre estaba en Twitter, en la radio, en la televisión, en todas partes.

Como cualquiera en su posición, tenía detractores, le respetaban miles, le admiraban otros tantos y le amaban los desposeídos a los que empoderó, levantó con esperanzas que luego cumplió.

Algún que otro ingrato puede haberle traicionado, muchos tendrán qué cuestionar de sus modos de gobernar, cualquier músico podría decir que no era tan afinado como él mismo pensaba cuando le daba por cantar en público, lo cual era bastante frecuente. Lo que ni quienes le odiaban podrán negar es que aquel 28 de julio de 1954, en Sabaneta de Barinas comenzó a cambiar el rostro del sur. Hugo nacía. Con él volvía a germinar la simiente del Libertador.

Video:


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.