Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mar, 23 May 2017 - 14:01

DESCARGAR
Edición Impresa

Prevenir y llegar a tiempo

alcoholismo-mujer.jpgNo es común ver en nuestras calles a mujeres en estado de embriaguez; tal vez por eso aquella imagen me produjo un golpe emocional fuerte. Fue un sábado en la noche cuando dos mujeres, luego supe que madre e hija, fueron desalojadas, por su insolencia y su lamentable estado, de uno de los centros de recreación cultural de esta ciudad.

No habían transcurrido 24 horas cuando otra escena de estas me produjo similar impacto: una adolescente de unos 14 años servía de sostén a la madre tambaleante que la injuriaba por no permitirle hacer “lo que a mí me da la gana”.

Comenté los sucesos entre conocidos y la turbación que me causaron. Las anécdotas sobre actos relacionados y más inquietantes aún abundaron. Fue entonces cuando interioricé la preocupación de una sicológica, quien durante su intervención en un activo de mujeres tabacaleras, hace un tiempo atrás, aseguraba que el alcoholismo en la mujer se incrementaba a ritmos preocupantes.

Un estudio realizado por las doctoras Aliuska Boue y Tatiana Ochoa sobre el comportamiento del alcoholismo en la mujer de la policlínica Pedro del Toro, en esta ciudad, con 32 pacientes dispensarizadas y con seguimiento, indica que entre las adictas al alcohol predominan las de edades entre 35 y 44 años; según la ocupación las que mayormente ingieren bebidas alcohólicas son amas de casas y desempleadas, lo que no excluye incluso a profesionales exitosas; los síntomas que incidieron mayormente fueron la depresión y los trastornos del sueño, aunque se incluyen otros como la irritabilidad y la ansiedad.

Entre las consecuencias del nocivo acto despuntan las riñas, la pérdida del empleo y las alteraciones de la dinámica familiar, como el abandono del hogar, los conflictos con los hijos y la comunicación inadecuada. La ingestión desmedida de alcohol aparece como uno de los problemas de salud de mayor prevalencia en esta zona del municipio.

Informaciones consultadas confirman que la embriaguez se incrementa en este sector poblacional durante las últimas décadas, de ahí la preocupación por la mayor vulnerabilidad biológica, sicológica y social que presenta en la mujer. Algunos autores de estudios ubican la proporción de enfermas en una por cada 3 hombres y señalan que en décadas anteriores recientes era de una a 10.

Sobre esta escala, la sicóloga Lydia Bess Parra, especialista en la materia del Centro de Salud Mental, ubicado en la calle Coliseo, en esta ciudad, confirma la de una mujer por cada 10 hombres. Asegura que desde el 2001 hasta la fecha allí se han atendido unos tres mil pacientes hombres y sólo 130 mujeres.

La especialista argumenta que entre las motivaciones que condujeron a las 130 féminas hacia el nocivo acto están “las culturales, por los hábitos de celebrarlo todo, y en ese todo está siempre incluido el alcohol; y por costumbre. Otras causas fueron formar parejas con enfermos y las decisiones erróneas de buscar en la bebida la solución a acontecimientos negativos”.

La sicóloga Gladys Batlles, vinculada desde el año 2000 a la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia de este municipio, recuerda haber tratado en esta institución a sólo una mujer con esta problemática: “Acudió con sus hijos a la Casa porque no quería seguir tomando”, dijo.

“A la institución asisten más las violentadas, lo que no quita que haya enfermas de alcoholismo tras bambalina, porque generalmente toman en casa o junto a su compañero.


Para la licenciada Martha Santos, coordinadora del Programa de Prevención del Alcoholismo, en el Departamento Provincial de Promoción de Salud, “el alcoholismo es un problema serio en la provincia; para la mujer existen mayores barreras sociales por ser más juzgada y estigmatizada, por lo que le resulta más difícil reconocerse y buscar ayuda. Esto convierte al alcoholismo en este sector en una epidemia silenciosa y por tanto más difícil de combatir”.

Nos comunicó sobre las estrategias educativas para tratar el problema de manera global, como el fortalecimiento de las acciones educativas y preventivas para reducir el inicio y los niveles de consumo y con estos las consecuencias sicológicas, biológicas, socioculturales y económicas que ocurren tanto a nivel individual como comunitario.

La sicóloga asevera “que esta enfermedad tiene el inconveniente de no ser reconocida como tal ni por la sociedad, ni por la familia, pero tampoco por el propio adicto, lo cual constituye el principal tabú para su tratamiento”.

“Contra esta conspiran también –asegura- el bajo nivel de conocimiento sobre los lugares o servicios que brinda Salud Pública para las personas con esta adicción, como la línea confidencial antidrogas (103) totalmente gratuita y confidencial, que ofrece orientación sicológica; los centros comunitarios de salud mental, tres en la ciudad de Holguín y uno en Mayarí, con atención individual a todo paciente que por voluntad propia busca ayuda; las áreas de salud a través de las consultas de siquiatría y la sala de adicciones del Hospital Siquiátrico”.

Para ella constituyen urgencias las acciones contra la iniciación temprana en el hábito de beber en jóvenes e incluso adolescentes hembras y varones por imitación y las facilidades para acceder al alcohol. “Poco conseguimos con nuestras estrategias de salud, mientras tenemos una contraparte, como la gastronomía, que se sustenta en buena medida con la venta de ron y tabaco”, concluyó.

Llegar a tiempo

La FMC no sólo está atenta al abuso habitual y compulsivo de esta droga, sino que también participa en acciones de prevención a partir de la caracterización que debe tener de sus federadas cada delegada de bloque, lo que permite a la brigadista sanitaria actuar de conjunto con la enfermera y el médico de la familia. Iris Díaz, del Comité Provincial de la organización femenina, asegura que “donde esté la problemática se trabajan los barrios debates y las acciones intencionadas.

“La FMC, a través del convenio FMC-MINED, también interactúa con estudiantes de la enseñanza preuniversitaria y técnica, fundamentalmente, en el análisis de documentos emitidos para tales fines y los publicados en las revistas Mujeres y Muchachas.

“En los municipios se cuenta con proyectos comunitarios con resultados tangibles, como el Defendiendo la vida, en ´Urbano Noris´; Quiérete Mucho, en Báguano y los encuentros que cada viernes en la tarde se realizan en la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia en Banes.

“Las cifras manejadas por la organización no son significativas, pero una sola mujer afectada es un inconveniente a enfrentar. ¿Qué nos falta? Más prevención en los bloques y delegaciones, la identificación oportuna de los casos, la integración inter instituciones y la comunidad para combatirlo, en fin, llegar a tiempo”.

Existe más voluntad para contrarrestar el mal que acciones. Cierto que la información sobre sus consecuencias y como evitar llegar al estado de dependencia está al alcance de todos en instituciones de salud, medios de difusión masiva, propaganda gráfica distribuida por doquier, pero la realidad indica que no es suficiente.

Falta integración institucional, concretar las acciones, personalizar e intencionar las preventivas para que tengan efecto. Se trata de una problemática seria de salud y social en la provincia y el país. Entonces lograr que quienes necesiten asistencia la busquen no puede dejarse sólo a la voluntad disminuida del adicto o la adicta, ni a las organizaciones de masas, por ejemplo.

Supe de una mujer que pretendió curarse las heridas por el abandono del esposo con el alcohol. El amor por sus hijos pequeños, quienes no pocas veces fueron víctimas del desamparo, y la ayuda de la familia, le dieron la fuerza necesaria para romper definitivamente con el dañino hábito. Ella me facilitó esta frase del argentino Facundo Cabral “para contribuir a erradicar un mal que tanto sufrimiento causa a la familia y cobra vidas”: “…siempre se puede empezar de nuevo, ahora mismo puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan…”
 


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.