/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 18 Oct 2017 - 22:20

DESCARGAR
Edición Impresa

Salvaguardar la estrella

“Cambiar todo lo que deba ser cambiado”, dijo Fidel en su último concepto de Revolución, el Primero de Mayo del 2000 y es necesario, porque a la altura de más de medio siglo del Triunfo las modificaciones a nuestro proceso es lo único capaz de atemperarlo a la realidad de hoy.

Requerimos, más que nunca, de esa actualización del modelo económico y social, porque ello nos rejuvenece y borra lo obsoleto que puede significar pérdida de vigencia. A casi 6 décadas, la Revolución en Cuba demuestra ser el camino exclusivo de beneficio de las mayorías, la nobleza de pensar en los hombres y el humanismo de un proyecto.

El imperialismo, por naturaleza, jamás perjudicaría obtener dinero para favorecer a los más pobres, ni renunciaría a seguir aumentando las riquezas por ayudar al pueblo.
Pero, la propaganda enemiga es mucha, para sembrar en la mente de los incautos las maravillas de su sociedad y las posibilidades tenidas, para vencer. Ya lo dijo Martí, en su discurso Con todos y para el bien de todos: “El peligro grave de seguir a ciegas, en nombre de la libertad, los que se valen del anhelo de ella para desviarla en beneficio propio”.

Esa es a la guerra de ideas a la cual se nos someten: capitalismo contra socialismo, por tanto, entre más a tono estemos con el contexto, menos oportunidades existen de una crítica por desfasaje.

Para quienes hablan de cambios en Cuba y se saborean imaginándola apéndice del Norte es bueno reiterar que nunca hemos pensado en transformarnos tanto como para destruir a la Revolución, sino perfeccionarla y hacerla más parecida a estos tiempos.

La prosperidad y sostenibilidad anunciadas prosperan si somos capaces de introducirles aspectos nuevos, acorde con las maneras de hacer y pensar. No vamos a caer en el absurdo del retroceso y la involución.

Entre los combates de pensamientos están contra las tendencias reaparecidas de la anexión y el colonialismo. Ya sea por ingenuidad o no, algunos sueñan con perder la soberanía y ser una estrella del conglomerado yanqui para ganar en desarrollo, incluso pertenecer a España, otros consideran posible independencia sin la Obra de Enero.

Son muchos los retos de ahora, pero la inteligencia vive, también, en la concretización de lo planificado. Sabemos el qué hacer, aceleremos el cómo, para no repetir tanto la necesidad de rescatar valores, buenas prácticas, saberes, oficios, habilidades, estilos, actitudes, conductas y unas cuantas cosas perdidas o deterioradas.

De esa forma caemos en un consignismo estéril muy equivalente a la inacción. La consolidación de lo hecho evita el círculo vicioso de tener que combatir actos o hechos vueltos a surgir.

En esas trincheras para la permanente defensa deben estar, con primordial sitio, dominar la historia Patria, nunca perder la memoria, para no olvidar a quienes sacrificaron sus vidas por salvaguardar la estrella solitaria, conocer el destino del pueblo antes del 59 y el diferendo Cuba- Estados Unidos.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Artículos publicados en esta categoría