/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 16 Ago 2017 - 14:27

DESCARGAR
Edición Impresa

Estamos convocados

Desde el primero de abril y hasta el 31 de mayo, próximos, acontecerá, en todo el país, el cuarto y último proceso de rendición de cuenta del delegado a sus electores, correspondiente al XVI período de mandato de los Órganos Locales del Poder Popular, célula básica del Gobierno Cubano.

En los momentos actuales la figura del delegado debe recuperar su papel protagónico, porque no es un secreto que la voz populi hace eco de un desgaste de este sistema, que es el poder más importante y se ejerce voluntariamente, paralelo al trabajo de cada delegado y, cuando se reúnen, en la Asamblea municipal, deben hacer valer su papel de representar a los intereses de las circunscripciones, donde debe estar el oído para saber cómo late el corazón de la Nación.

Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, llama a convertir esos espacios en un diálogo abierto y útil con los electores, es decir, junto a la revisión del delegado de toda su gestión, requiere promoverse el análisis colectivo, para la búsqueda de soluciones a los problemas de la localidad con la participación pública, en las tomas de decisiones.

Porque en este acto va la importancia de fortalecer la autoridad de las asambleas municipales y consolidar, como practica irrevocable, la obligación para todos de rendir cuenta, no como un favor, sino un sagrado deber que exige el pueblo, para oxigenar más la sociedad en el acto más primario de la democracia cubana.

Por eso Lazo reitera: “la información ofrecida por el representante del pueblo tiene que ser clara y precisa, la cual argumente lo hecho y convencer con el porqué de lo dejado de hacer.

“Como se conoce, reitera, es responsabilidad de las administraciones cumplir, atender y controlar, de manera permanente, la calidad de las producciones y servicios
que están obligados a brindar a la población y, ante una deficiencia, deben darle solución o una respuesta convincente, de manera inmediata y responsable, contribuyendo así a elevar la eficacia del papel del delegado o la delegada y su rendición de cuenta”.

El convencimiento de lo dicho no debe faltar, porque en la medida que los asistentes, a dichas reuniones, interioricen las causas de los incumplimientos, aumenta la credibilidad y acentúa la importancia de un tiempo bien empleado, de lo contrario crece la apatía.
Otro aspecto significativo, para el elector, es saber que interesa sus criterios en un escenario adecuado y, si está equivocado, le aclaren, siempre, con mucho respeto, por eso, se insiste en la preparación del delegado.

De ahí la jerarquía de aprovechar los anunciados encuentros preparatorios, con autoridades del municipio y entidades administrativas, las cuales generan la mayor cantidad de quejas de la población.

Cuando falta el diálogo entre las masas es igual a multitud solitaria, mientras el intercambio abierto, sincero, sin cortapisa, es un poderoso medio de comunicación, por eso la insistencia de promover los debates y que los asistentes digan sus preocupaciones, e incluso dudas o reflexiones sobre cualquier asunto, sin respuestas dogmáticas, vacías, para salir del momento y nada operativas.

No puede soslayarse que la comunicación constituye el único camino para el entendimiento en la más amplia democracia. Ayuda bastante decir lo que uno lleva dentro, por tanto, la necesidad de ella está entre las cuestiones más demandadas. Tenemos requerimiento de ser escuchados, explicarnos y recibir comprensión.

La falta de comunicación arruina a las comunidades humanas (matrimonios, familias, empresas, instituciones políticas o sociales…), pues la Comunicación es uno de los elementos sin los que no hay verdadera vida social.

Este es un buen momento para el ejercicio pleno de la democracia, para incentivar el dialogo, para conocer cómo se puede participar en las tomas de decisiones, para saber si eres el problema, parte de él y quienes se esfuerzan para solucionarlos desde la raíz.

Muchos hablan de democracia internacionalmente, como si tener más de dos partidos y estar de espaldas al pueblo lo fuera. Esa renovada manera de encarar el nuevo proceso gubernamental en Cuba o llámese mejorar nuestro sistema de elecciones es una forma de perfeccionar el modelo. A eso estamos convocados.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Artículos publicados en esta categoría