Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 26 Abr 2017 - 20:23

DESCARGAR
Edición Impresa

“Yo viví mi canción” (+Video)

Foto: Roberto SuárezSi me lo hubiesen contado, juro – a mí que no me gusta jurar– que no lo hubiese creído. Parece como si el arte le surgiera desde un manantial. Desde el propio saludo, su postura, el rostro… todo. Usa palabras y conceptos que no dominan, generalmente, las niñas de once años. Sus ojazos verdes también hablan. Y si la dejan cantar… se gana el premio.

Así es Leidy Laura Zamora Pérez, estudiante de sexto grado, del seminternado Luis Peña, de Holguín. Ella resultó ganadora en el festival Cantándole al Sol, el cual se desarrolló en La Habana, del 10 al 12 de marzo.

Velasco guarda sus raíces, pero hace poco más de un año su madre la trajo a vivir para Holguín “para avanzar un poquito más en mi carrera”. Después de mucho preguntar, conoció a la instructora de arte Aracelis García, quien la comenzó a preparar para el canto. Fue ese el despegue artístico de esta pequeña con sueños inmensos y tantas aptitudes para la música como para la comunicación.

- ¿Cómo descubriste que tenías ese talento musical?

Fue algo tan raro, porque cuando escuchaba a las Barbies, me paraba frente a un espejo, cogía cualquier tubo de desodorante y me ponía a cantar. En el seminternado Leonel Hernández, de Velasco, se lo dije a mi instructora Pilar y ahí me preparó para una canción. Entonces, cierto día voy a un festival en Gibara y, sin ensayar, gané el primer lugar, con la canción “Cuidemos al mundo”.

- Pero antes de eso, ¿qué música crees que te influenció más?

Aun siendo chiquitica, cada vez que oía “Ya te olvidé”, me inspiraba y empezaba a cantar. Así me la fui aprendiendo y descubrí que tenía talento.

- ¿Y qué es para ti tener talento?

Algo bonito, porque un carpintero trabaja con las manos, el mecánico, igual; pero el artista depende de su talento. Todo lo que tenga que ver con cantar, a mí me gusta.

- Hay muchos concursos de canto para niños en el mundo. Por ejemplo, La Voz Kids. ¿Qué piensas sobre ellos?

“La Voz Kids” a mí me gusta, pero tiene detalles que no son buenos. Por ejemplo, allá tiene que ser siempre un solo ganador. Por eso los niños sufren el llegar tan lejos y no poder lograr su objetivo. “Cantándole al Sol” es diferente. Allí éramos de todas las regiones del país y nos tratábamos como hermanos. Todos queríamos ganar para triunfar, pero sabíamos que debía haber amistad, igualdad. Y hay que ser sencillo.

- ¿Cómo se vive un concurso como ese?

Al principio estuve un poquito nerviosa porque yo sabía que había niños con mucho talento, pero siempre tuve mente positiva. Entonces hice todo lo posible para estar a la par de ellos. Compartimos y lloramos cuando nos despedimos, pero a la hora de estar en el escenario, sabíamos que todos éramos rivales aunque, pasara lo que pasara, siempre nos íbamos a apoyar.

- ¿Quién los guiaba en los ensayos?

Tin Cremata, La Colmenita, la Orquesta Juvenil del Conservatorio Amadeo Roldán y el Coro Nacional, dirigido por Digna Guerra. Cremata nos guiaba en cuanto a la proyección artística, la manera de cantar…

- Cuando te subiste al escenario en la competencia, ¿qué sentiste?

Yo contaba los minutos, porque estaba ansiosa por cantar. Pero si hay algo que tiene que tener el cantante es el poder de vivir la canción. Si cantas con nervios, siempre te va a salir mal. Cuando puse el primer pie en el escenario, yo conté: uno, dos, tres. Entonces me dije: “estoy preparada para salir”. Y viví mi canción. La viví para mí, la viví para el público, la viví en todos los sentidos. Mientras cantaba me acordaba de todas las personas que hicieron realidad que yo estuviera ahí. Cuando terminé, me sentí satisfecha porque sé que di todo de mí.

- Y la canción que defendiste, ¿de qué habla?

La autora, María Luisa Céspedes, es de Banes, y ella se inspiró en el faro de ese lugar para componer la canción. Cuenta que el faro es un gigante a orillas del mar, que se ha puesto muy viejo mirando siempre a lo lejos.

- ¿Qué mensajes has querido trasmitirles a los niños y a los padres en las canciones que has interpretado?

Que cuiden el medio ambiente, que tomen conciencia, que defendamos la paz, para mantener al mundo en su rumbo y en su equilibrio, que el hombre razone y se entregue a luchar por el bien.

- ¿Cómo sueñas tu futuro?

Creo que si me sigo esforzando puedo llegar lejos. Me quiero dedicar al canto y a instrumentos como la guitarra y el piano. Por eso pienso incorporarme a la enseñanza artística. Hoy estoy en la escuela del Teatro Lírico y sigo en el Proyecto Sueño-Realidad, con la profe Aracelis.

- A los niños que tienen el talento como tú, pero no se han atrevido a presentarse ante un público, ¿qué les recomiendas?

Les recomiendo que sigan su sueño, que pase lo que pase, sigan su sueño.

- Y después de Cantándole al Sol, ¿qué otra meta tienes para el futuro?

Cuando sea mayor, quiero evaluarme como profesional –creo que a los 14 años– y participar en Sonando en Cuba, porque mi meta es seguir mi  sueño.


AddThis Social Bookmark Button

1 Comentarios

  • Felicidades Leidy, nunca pierdas tus sueños , te deseo muchos éxitos

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.