Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Vie, 22 Sep 2017 - 16:55

DESCARGAR
Edición Impresa

4 de abril
Amanecer joven para Holguín y Cuba

Nair Emilia González. Fotos: Reynaldo CruzQuienes piensan que la juventud está perdida, seguramente no conocen a Camilo, Daimara, Daniel o Nair Emilia. Al igual que muchos jóvenes holguineros estos muchachos son cazadores incansables de sueños. No importa lo encumbrados que parezcan. Las palabras meta, consigna, obligación, para ellos pierden el color rojo con que algunos las tiñen para convertirse en utilidad y pasión por su trabajo.

 

Por ejemplo, si hablamos de productividad, eficiencia, cultivo de la tierra, bien puede imaginarse a un campesino curtido por los años, lleno de callos y arrugas. Sin embargo, la lozanía de sus ojos convida a derrumbar falsas creencias y pensar seriamente en el futuro.

 

Al igual que su padre Juan Carlos, productor de la finca de frutales La Negra, perteneciente a la CCS Floro Pérez, del municipio de Gibara, Nair Emilia González lleva en la piel las huellas cultivadas por el sol de cada faena y en las manos el sabor “dulce” de muchas cosechas, que la acreditan como una de las mejores parcelas de su tipo en el país.

 

“Los jóvenes de hoy estamos muy bien preparados y hacia donde vayamos depende de lo que nos propongamos hacer por nosotros mismos, para los demás y por Cuba”, afirma esta joven de apenas 21 primaveras, que intercambia los rigores de la tierra con los de otro 'campo de pruebas', el aula.

 

“Estudio Ingeniería Agrónoma, trabajo desde los 19 años en la finca de mi familia, que posee más de 60 hectáreas y similar cantidad de trabajadores, y a la par dejo tiempo para mis cosas: salir, divertirme, ocuparme de mi apariencia, porque la gente a veces tiene una opinión equivocada de que las mujeres que trabajan en el campo tienen que estar con un cubito en la mano y desarregladas, pero eso no es así”, dice Nair con picardía.

 

Camili SáenzPara Camilo Sáenz, residente de Medicina Interna en el Hospital Lenin, de la Ciudad de los Parques, la juventud también es diversión, entretenimiento... bienestar. “Me gusta oír música, bailar, leer un libro, pasear, visitar lugares que no conozco, mas sé que mis coetáneos y yo tenemos un papel importante”, defiende el joven doctor.

 

“Todos los días lucho porque mi trabajo sea mejor, creo que ese es el mayor aporte a mi Isla y a la Revolución. Lo hago para que la población se lleve un buen concepto de la salud pública, de mi hospital, de los médicos cubanos.

 

“El futuro no es tan incierto como a veces se dice -sostiene Camilo-, sino que lo hacemos desde el presente. Es vital entender que los tiempos son difíciles y nos quedan deficiencias, pero que, poco a poco, con la cooperación de todos, debemos hacer más cada día por el futuro próspero y sostenible que tratamos de erigir, incluso cuando no tenemos en la mano los materiales necesarios, cuando hay otras barreras”.

 

Anamaris LewisAnamaris Lewis, especialista de alimentos y bebidas de la Oficina Central de la Sucursal del Grupo Extrahotelero Palmares, y Daimara Reyes, directora del Hotel E Cabelleriza, ambas de la cabecera provincial, aseguran ser jóvenes como cualquier otras, aunque la entrega y calidad en todo lo que hacen forman parte esencial de sus vidas, dedicadas a entidades que, sin dudas, contribuyen al desarrollo del país.

 

La primera piensa que ser militante de la UJC es más que poseer un carné: “Es una actitud. Una actitud que conlleva ser buen ciudadano, buen trabajador, buen amigo, buen padre”. Por eso Anamaris intenta dar lo mejor de sí todos los días, porque ese, confiesa, es el modo que tiene para ayudar a construir un país mejor para su pequeño José Alberto, sus seres queridos y los de otros.

 

Piensa con certeza en el mañana: “El futuro de Cuba depende de lo que hagamos hoy. Y no creo que el camino sea fácil, sino lleno de dificultades que habrá que sortear a fuerza de paciencia y sacrificio. Los jóvenes tenemos el hábito, la voluntad, las ideas para echar pa' lante. Si nosotros no lo hacemos, nadie lo hará”, puntualiza.

 

Daimara ReyesLa segunda, a la vez, coincide en que en los hombros de las nuevas generaciones se vislumbra el mañana del Caimán, “mas hay que analizarnos por dentro y ver qué hacemos bien o mal para saber si estamos en el camino correcto”, enfatiza.

 

En un trabajo donde “manda” una joven inexperta pueden surgir contradicciones: ¿Es difícil conducir a un colectivo diverso bajo esta condición?

 

“Guiar siempre es difícil, porque cada persona tiene su forma de pensar y hacer. Pero en mi colectivo de trabajo sobresalen los jóvenes y somos jóvenes que queremos siempre hacer y hacer bien.

 

“A veces algunos menosprecian la capacidad que tenemos para llevar adelante cualquier tarea, y entonces cuando tenemos el resultado que esperamos se sorprenden - dice Daimara con orgullo-. No obstante, lo importante es eso: somos un equipo que abogamos porque la calidad sea esencial en la hotelería y el cliente se vaya satisfecho de nuestra instalación; trabajamos para ello”.

 

Daniel DuarteA Daniel Duarte y a su hermano Yuniel quizá los haya visto por la ciudad con su carrito a cuestas. Ambos venden Hot Dog (Perros Calientes) o pan con salchicha en buen cubano, y sostienen que trabajar por cuenta propia en la prestación de servicios gastronómicos no es ajeno a la Revolución ni a Cuba.

 

“En esta nueva forma de gestión no estatal -comenta Daniel-, los jóvenes representamos la mayor parte de la fuerza contratada y, al igual que otras generaciones noveles de cubanos, estamos dispuestos a ayudar para la prosperidad y el desarrollo de la nación”.

 

“Mis principios no me alejan de lo que cualquier joven holguinero hace. Me gusta salir a bailar, las fiestas, compartir en grupo y en familia, yo no soy diferente”, apunta.

 

Luego del diálogo, un nombre mayúsculo los une: Fidel. Entonces fue fácil encontrar emoción y mucho compromiso porque nuestro Comandante, palpita alto y fuerte todavía.

 

“Fidel es el maestro de todos los cubanos, quien nos enseñó a crecernos en los momentos difíciles, ese que nos impulsa a seguir adelante, pues la Revolución debe fortalecer raíces y hacerlo bien. Él es paradigma, más que un pensador; es ejemplo de optimismo, humildad y sacrificio. Por eso no podemos dudar”, coinciden.

Informaciones relacionadas

Sumando voluntades

Jóvenes campesinos holguineros visitan Birán (+ Fotos)

MININT con alma joven (+ Fotos)


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.