Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 17 Dic 2017 - 14:02

DESCARGAR
Edición Impresa

Luis Velázquez Pérez
Hombre de ciencia

Elder LeyvaGraduado en el año 1988 con Título de Oro y seleccionado entre los mejores egresados del país, condición por la que recibió su título de manos del Comandante en Jefe Fidel, el Dr.C. Luis Clodobaldo Velázquez Pérez es uno de los profesionales del sector de la Salud más premiado de Holguín por sus aportes al conocimiento científico de las ataxias hereditarias en nuestro país e internacionalmente.

En el intento de sombrear en amarillo los apuntes más esenciales de la conversación acabamos con hojas totalmente de ese color. La técnica utilizada en otras ocasiones a la hora de redactar un trabajo, esta vez nos jugaba una mala pasada ¿cómo comenzar esta entrevista y ofrecerle prioridad a tantos detalles, hechos de extraordinaria repercusión agolpados en la vida de este científico holguinero?

Al hacer partícipe a terceros del aprieto ante el cual nos encontrábamos muchas fueron las sugerencias. Optamos por los recuerdos infantiles, narrados por su protagonista con orgullo y nostalgia de aquel niño nacido y criado en la comunidad rural de Sabanilla, Damián, a 16 kilómetros de la ciudad de Holguín, a golpe de estudio, responsabilidad y de la mano de sus padres, de quienes es “eterno deudor”.

Primero ganaría sellos y estrellas pioneriles; después diplomas, premios, responsabilidades y carné rojo. Lograría empinarse entre libros y campos de naranjas, plátanos y papas en escuelas del Plan San Andrés hasta convertirse en el primer estudiante de la provincia de Holguín en responder al llamado del Comandante en Jefe Fidel de convertir a Cuba en una potencia médica mundial con su incorporación al I Destacamento de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay, creado en 1982.

Así, Luis Clodobaldo Velázquez Pérez, uno de los pocos médicos holguineros con dos doctorados y director desde el 2000 del Centro para la Investigación y Rehabilitación de las Ataxias Hereditarias (Cirah) Carlos J Finlay, comenzó la especialidad de Medicina, en la Universidad de Holguín, de donde salió seis años más tarde lleno de virtudes, conocimientos, amplia inclinación hacia la investigación y como el mejor graduado integral.

Por tales atributos le correspondió el honor de recibir su título de oro de manos de Fidel, en La Habana; además de la especialidad de Fisiología Normal y Patológica verticalizada a Neurofisiología Clínica por vía directa.

Comenzaría de esta forma su vinculación indetenible con las investigaciones científicas y más, específicamente, acerca de las Ataxias Hereditarias y de manera particular con la Espinocerebelosa del Tipo 2, de mayor prevalencia en Cuba, para en el 1998 tomar las riendas del proyecto en el Hospital provincial Vladimir Ilich Lenin, desde donde se gestara el surgimiento del Cirah, en el 2000, con local y equipo multidisciplinario propios.

Para aquel entonces, el joven investigador del laboratorio de Neurofisiología del “Lenin” estaba muy lejos de imaginar, que 17 años después llegaría a formar un equipo de científicos jóvenes de alta valía, que junto a él realizarían aportes al conocimiento científico de las ataxias hereditarias relacionados con la identificación de biomarcadores, ensayos clínicos, estudios epidemiológicos y sobre genes modificadores; detección de alteraciones tempranas, desarrollo de estrategias de intervención, como los programas de rehabilitación y test predictivo, lo cual ha propiciado mejorar la calidad de vida de los enfermos.

“A partir de un primer estudio epidemiológico desarrollado tuvimos a manos una serie de problemas sociales, económicos, médicos, de rehabilitación que mostraba la situación bastante sensible de los pacientes y familiares atáxicos de la provincia. Teníamos frente un problema de salud serio, de personas que sufren constantemente”, explica.

entrevista_luis_02.jpgAl hoy miembro de 21 asociaciones científicas nacionales y extranjeras y merecedor de más de 60 distinciones y condecoraciones aquella realidad le quitó el sueño de muchas noches en las cuales decenas de interrogantes rondaron sus pensamientos y generaron una necesidad de preparación y de ir haciendo cosas en beneficio de los enfermos y sus familiares. “Ese desafío propició organizar ideas, estrategias de trabajo para el abordaje de una enfermedad compleja, requerida de tecnología de primer mundo para desentrenar su misterio”.

¿Cómo llegar un día a la cura de la enfermedad? Ha sido desde entonces el desafío que lo ha alentado durante todos estos años a investigar, prepararse y, a la vez, contribuir a la formación de otros 13 DrC y más de 50 especialistas en diferentes ramas médicas y no médicas; a publicar cuatro libros, dos capítulos de textos y unas 160 publicaciones científicas, entre ellas en la revista mundial más importante de Neurología Clínica: The Lancet Neurology, con un factor de impacto de 21; además de ser coautor, junto con investigadores del Cigb de la patente: F066 transgenic mice that Express pathogenic mutants of the SCA2 gene.

“Hoy ya sabemos que podemos cambiar el curso de la enfermedad, retardar su inicio, lo cual parecía una utopía. Ese es el principal mérito del Cirah, alcanzado como resultados de los nueve ensayos clínicos hechos, además de las investigaciones en el área de la rehabilitación que han permitido contar con una especie de protocolo de tratamiento. Ahora toca avanzar hacia la cura de este padecimiento degenerativo invalidante, pero esto requiere de estar más preparados para adentrarnos adecuadamente a esta nueva etapa”.

Su rostro se ilumina cuando afirma: “Me atrevo a decir que la Ataxia Espinocerebelosa Tipo 2 ha cambiado en Cuba. Hoy los pacientes que van al Cirah reciben tratamiento, la rehabilitación unida a otros productos que han sido aprobados previamente a través de ensayos clínicos. Los familiares y enfermos actualmente son muy diferentes a los de los años ´80, su calidad de vida ha mejorado”.

Para este hijo agradecido, padre orgulloso de sus hijos Frank Luis y Karina y amante esposo de su Cira; los más de 10 premios internacionales recibido, tres de ellos de la Movement Disorders Society, cinco de la Federación Mundial de Neurofisiología Clínica y el más reciente el “Georg Foster”, de la Fundación Alexander von Humboldt, en Alemania, estímulo que se otorga a investigadores que han realizado aportes científicos con repercusión internacional, y otros tantos de la Academia de Ciencias de Cuba y del Minsap, no los ha visto como galardones entregados a Luis, sino como reconocimientos al Cirah, a su equipo de trabajo de hombres y mujeres de Ciencia, de extraordinario talento y sensibilidad humana.


AddThis Social Bookmark Button

1 Comentarios

  • Excelente profesional y magnífica persona. Mis felicitaciones al Dr. Luis por todos sus logros en esa tarea tan compleja, que es el estudio de las Ataxias Hereditarias. Es todo un ejemplo de cubano, y un orgullo para nuestra bella ciudad de los parques, Holguín.
    Mis felicitaciones profe.

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.