Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Lun, 26 Jun 2017 - 22:53

DESCARGAR
Edición Impresa

Luis Osvaldo Ávila: Un comisario cinco estrellas

Foto: Luis Mario.Hace poco tiempo conocí en toda su dimensión la profusa y sobresaliente trayectoria de Luis Osvaldo Ávila Sanzano como árbitro de ciclismo. Entonces me cuestioné severamente por no haber indagado antes, con profundidad, sobre el andar de este banense, a pesar de que ha repetido con frecuencia como el mejor en su categoría, por su desempeño internacional, entre los destacados del año del deporte holguinero.

A Luis le ha faltado ese “ángel mediático” que a veces suele ser injusto con personas de bien, de meritorios aportes en diferentes campos del accionar en la sociedad. No me equivoqué al suponer que era un hombre de acendrada modestia y humilde, aunque conversador.

Es difícil imaginarse que este holguinero de sencillo proceder ya carga sobre sus espaldas el arbitraje en más de 200 eventos nacionales y 102 internacionales, de ellos 42 en el extranjero: “Siempre me ha sido complicado hablar de mí. Creo que eso le corresponde a los que comparten mi vida laboral, familiar y social, pero ya que me haces preguntas…”

Antecedentes

-Yo nací el 11 de agosto de 1957, en Los Ángeles, un poblado rural cercano a la ciudad de Banes. Allí transcurrió mi niñez y parte de la juventud. Algunos me apodan Valdy. Desde la infancia me gustó el deporte, fundamentalmente el béisbol, por preferencia de ese juego en la zona rural, donde no existían instalaciones y áreas para la práctica de otras disciplinas. A la edad de 14 años fui a estudiar la Enseñanza Media en Banes y es cuando me inclino por el ciclismo. Mi primer entrenador fue Jorge Cardona, promotor entonces de ese deporte en este municipio.

En esa disciplina participé en dos Juegos Nacionales Escolares con la antigua provincia de Oriente, más adelante en dos Juveniles. Después de cumplir con el Servicio Militar, comienzo, en 1978, otra etapa en mi vida como atleta, al concurrir en representación de la nueva provincia de Holguín en campeonatos nacionales de primera categoría, vueltas provinciales y premios. Los resultados no fueron satisfactorios, por lo cual, decido dejar el deporte activo, luego del Campeonato Nacional de 1982 en Artemisa.

Inicios en el arbitraje

-Por embullo de Cardona y la anuencia del Comisionado provincial, en ese momento Luis Jiménez, participo en marzo de 1982 en un curso de formación de comisarios (árbitros de ciclismo) en Pinar del Río, donde obtengo la categoría nacional y mejor expediente. Por ese resultado la Comisión en el país me invita, en el siguiente mayo, a un curso de Comisario Nacional UCI (Unión Ciclística Internacional) y alcanzo uno de los mejores expedientes.

El primer evento en que hice de comisario fue en junio de 1982, en los Juegos Juveniles de la Amistad en La Habana. En 1983 me seleccionan para participar en la Vuelta a Nicaragua. Debido a los primeros buenos resultados, empiezan a darme tareas y responsabilidades en eventos nacionales e internacionales. En junio de 1989 estoy entre ocho seleccionados para un curso preparatorio y clasificatorio, en Sancti Spíritus, en opción a plazas de Cuba para comisarios internacionales, ocasión en que obtuve la mejor nota y el derecho para evento similar celebrado en el Hotel Nacional en octubre de 1989, cuando alcancé la máxima categoría de árbitro conferida por la UCI.

El andar como comisario de ciclismo

-Sobrepasan los 300 el número de eventos nacionales e internacionales en los que he actuado como comisario: 20 Vueltas a Cuba, premios Agustín Alcántara, Calixto García y otros. En vueltas a Nicaragua, Colombia, Costa Rica (una vez como comisario del control antidopaje), Guatemala, República Dominicana, México, Chile y El Salvador. Además en Vueltas a México-Estados Unidos, Santa Catarina (Brasil), Táchira (Venezuela), De la Confraternidad Centroamericana en Honduras y en cuatro Olimpiadas del Deporte Cubano.

-He cumplido funciones de comisario en cinco campeonatos mundiales : dos de adultos en Colombia y Uruguay; uno juvenil en La Habana y dos de países pequeños, también en Cuba; cuatro copas del mundo (La Habana, Monterrey y dos en Cali), cinco campeonatos panamericanos de ruta y pista (Sao Paulo, Cali, Aguascalientes en México, San Cristóbal en Venezuela y Cuba); Juegos Panamericanos La Habana-1991, Juegos Centroamericanos (abarca desde México a Panamá), en el 2000, cuando homologué por encargo de la UCI el velódromo de Ciudad Guatemala; igualmente laboré en varias copas intercontinentales de pista y en otros eventos internacionales …”

Encomiendas, superación, docencia

-En la gran mayoría de estos eventos internacionales cumplí el rol de Presidente del Colegio de Comisarios, designado por la UCI. Tengo participaciones en cinco seminarios internacionales: Lausana, Italia, Miami, Bogotá y Montevideo. Soy licenciado en Cultura Física y he impartido ocho cursos de formación de comisarios nacionales de ciclismo. Actualmente desempeño la responsabilidad de Presidente de la Comisión Nacional de Arbitraje de Ciclismo.

Anécdotas

-Son muchas las anécdotas .Sancionamos con 15 segundos de penalización al entonces líder de la Vuelta a Colombia- 1994, José Chepe González, del país sede, en la contra reloj individual, por tener un aprovechamiento circunstancial detrás de una moto de prensa. El Colegio de Comisarios presidido por mí tomó esa justa decisión, que fue cuestionada por la prensa. Fuimos amenazados, principalmente yo, con armas de fuego por personas ajenas al evento, por lo cual las autoridades deportivas y policiales determinaron que debíamos cambiar del hotel donde estábamos hospedados, como seguridad; eso fue en Pereira.

En la Copa del Mundo Cali- 2008, salvamos un resultado final y premiación del evento de scratch. Se dañó el sistema de clasificación digital y tuve que apelar a los métodos que hemos aprendido cuando no tenemos los recursos y medios sofisticados. Me refiero a la fiel tablilla, lápiz y observación natural, elementos que me sirvieron para determinar los resultados de la prueba, ya pasada la medianoche. Fui felicitado por el jefe técnico de la UCI, la entrenadora canadiense y el Colegio de Comisarios de la Copa.

Reconocimientos

-Fui seleccionado el comisario más destacado en la Copa del Mundo de Cali en 2008. Recibí la medalla Mártires de Barbados en 1997. En nueve ocasiones entre los mejores del año (árbitro internacional) del deporte holguinero, entre otros varios reconocimientos.

En Banes

-En mi municipio he realizado diferentes tareas en el sector deportivo: Diez años como entrenador de ciclismo, luego metodólogo en el Departamento de Actividades Deportivas. Actualmente atiendo en Banes el proyecto de jueces y árbitros y como metodólogo cinco deportes: ciclismo, hockey sobre césped, triatlón, pentatlón y voleibol de playa. Soy el Orientador Político de mi núcleo del Partido y el ideológico en el CDR.

Familia, preferencias

-Hace 28 años estoy casado con Marisley Batista y tengo dos hijas, Raiza y Aimé. Soy amante al deporte en general y sus estadísticas. Aparte del ciclismo, mis preferencias son para el béisbol y fútbol. Me gusta la lectura de diversos temas y participar en conversaciones y debates sanos de asuntos deportivos, económicos, políticos y sociales…

La responsabilidad y ética como árbitro

-El deporte, como en otras responsabilidades en la vida, exige cada día un alto nivel de exigencia y conocimiento, por lo que estamos obligados a una constante superación. El comisario o árbitro de ciclismo tiene como función velar por el cumplimiento estricto de los reglamentos, ya sea de la UCI o los particulares de las distintas pruebas. El arbitraje encierra un triple cometido: conocimiento, criterio y decisión; esto se complementa con un alto grado de imparcialidad, respeto y responsabilidad. Estás obligado a ser un esclavo del deber y un mensajero de la justicia.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.