Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 28 May 2017 - 09:48

DESCARGAR
Edición Impresa

#HastaSiempreComandante
Dra. Pura Avilés: Fidelidad Pura

fidel_comandante.jpgLa Doctora en Ciencias Médicas y Heroína del Trabajo de la República de Cuba, desde 1996, Pura de la Concepción Avilés Cruz, nos hace vivir historias reveladoras que ratifican la nobleza, perseverancia, luminosidad y quehacer del Comandante Fidel.

Pura Ávilés atesora con celo y discreción hechos pocos conocidos de la vida de quien para ella es una de las personas más humanitarias, sabias y excepcionales. Son contadas las veces que ha abordado con terceros íntimos recuerdos sobre Fidel, Lina Ruz y otros miembros de la familia Castro Ruz. Accede a nuestra insistencia y hace una excepción.

Lo vio por primera vez el 7 enero de 1959. En esa fecha, ella, una joven estudiante de Medicina, fue hasta la Avenida de los Presidentes y 23, a ver pasar la Caravana de la Libertad.

Circunstancias de la vida hicieron que, posteriormente, estuviera en incontables ocasiones muy cerca del hombre, cuya sola presencia hacía que una sensación de frío recorriera todo el cuerpo y los pies quedaran fijos en el piso de la hoy Especialista de segundo grado en anestesiología y reanimación y Cuidados Intensivos- Emergencias.

“A Lina por presentar algunos problemas de salud la llevan para La Habana y tengo la posibilidad de compartir los cuidados de su enfermedad sin dejar mis estudios, por ello fueron más frecuentes los encuentros con el Líder Histórico de la Revolución”, confiesa.

Los recuerdos se le agolpan a esta octogenaria mujer de una dulzura a flor de piel y de ellos extrae dos: “Fidel hace su primer viaje a los países socialistas y al regreso va a visitar a su madre. Me regala botella de vino blanco y me dice en un susurro: ¨es muy especial¨. La recibo impresionada y con el nerviosismo de sentirlo tan cerca, pafff, cayó al piso y se hizo añicos. Él se río mucho. Yo quedé desconcertada”.

“Un momento difícil de describir es en la tarde noche del 6 de agosto de 1963 ante el cadáver de su mamá recién fallecida. Cuando él llegó solo estábamos dos personas en esa habitación. Su mirada, expresión de dolor y mutismo expresaban a gritos su dolor.

“Aquella escena me vino a la mente el día de la presentación del libro Todo el tiempo de los cedros, de la periodista cubana Katiuska Blanco, en Birán, donde estaba el Comandante en Jefe Fidel Castro. Ante los presentes expresó: “Lo que más quiero en la vida es lo que al parecer menos recordamos¨. En ese instante comprendí el significado de la expresión de su rostro ante el cuerpo inerte de Lina vestida de negro, los brazos cruzados, el mantón oscuro sobre su cabeza y el rosario entre las manos”.

Pura tuvo el honor de formar parte en 1992 de un equipo de médicos relevantes que mantuvo con vida por varios días al sargento de primera, Rolando Pérez Quintosa, tras ser vilmente herido durante los sucesos de Tarará. “El Comandante iba varias veces al día a saber del paciente hospitalizado en el hospital militar Dr. Luis Díaz Soto. Llegaba incluso a comunicarse con el enfermo. En una ocasión se quejaba de dolor y Fidel nos refiere que ese joven no podía sufrir, a lo cual le explicamos que por su estado crítico era necesario mantenerlo lo más despierto posible y se va al oír nuestro criterio médico”.

“Pero pasados unos pocos minutos estaba de regreso. Al verlo dormido expresó: eso es lo que él merece. Los días que duró la batalla por salvarle la vida al joven, Fidel fue incansable, no escatimó esfuerzos ni recursos”.

En la casa de esta precursora de la aplicación de la técnica de abdomen abierto en pacientes con peritonitis en Cuba, hay cientos de reconocimientos, trofeos, fotos que ocupan un espacio vital. Ellos por sí solos hablan de su laboriosidad, patriotismo y lealtad; sin embargo, hay algunos con significados especiales. “Ese cuadro -señala- me lo entregó Fidel cuando obtuve premio relevante en el VII Fórum de Ciencia y Técnica, al dármelo me dijo: “Oye, no está muy bonito, pero debe ser muy bueno porque me lo dieron para que te lo entregara”.

pura-aviles.jpgSigue mostrando sus reliquias y al llegar a uno en especial comenta: “Ese es el título honorífico de Heroína del Trabajo de la República de Cuba, entregado por nuestro invicto Fidel, la foto de cuando me colocaba la estrella en el pecho la presté y nunca más volvió, era un recuerdo muy valioso”.

 


AddThis Social Bookmark Button

2 Comentarios

  • Gracias mujer por la labor tan grande , hermosa, honrosa, humana, servicial, digna , profesional y Pura como su nombre que Usted ha desarrollado toda su vida por el bien de tantos cubanos que han pasado por sus manos. Sencillamente, gracias Pura.
  • que bueno ver a mi amiga pura avile ,es pura como su apellido, para mi mujer ejemplo, consagrada muy fidelista y que dios me la cuide, saludos desde ecuador su fisiatra dr ruben rojas avila .de holguin

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.