Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 23 Jul 2017 - 09:57

DESCARGAR
Edición Impresa

IV Clásico Mundial de Béisbol
No hubo cuento chino

Vladimir Baños estuvo inmenso. (Foto: Ricardo López Hevia(Tras caer durante su estreno en el IV Clásico Mundial de Béisbol contra los triples medallistas japoneses, Cuba espantó los fantasmas y arrolló con comodidad a China, apoyado en certera labor de sus serpentineros y bateo repartido que produjo seis carreras.

Si ante los nipones no salió al montículo ninguno de los brazos más fuertes del plantel caribeño, contra los chinos Carlos Martí puso toda la carne en el asador. Vladimir Baños, Vladimir García, Liván Moinelo y Miguel Lahera se encargaron de cubrir toda la ruta sin anotaciones en contra.

La realidad es que la ofensiva de los asiáticos no exigió a demasiado a los serpentineros antillanos, quienes, no obstante, se presentaron con buena velocidad y control, sin regalar nada a los rivales. Baños, por ejemplo, estuvo tirando juego perfecto hasta el quinto inning, con 13 hombres retirados por su orden, hasta que Shunyi Yang le pegó el único jit de los chinos en el partido.

El pinareño demostró que es uno de los lanzadores más confiables del staff y tras el partido reconoció en diálogo con el colega Roberto Ramírez la importancia del choque, pues de perder quedaba casi enterrada la posibilidad de avanzar a la segunda ronda.

«Traté de caminar la mayor cantidad de entradas posibles para que mis compañeros tuvieran el camino más fácil. Lo importante es que salió la victoria», resumió el vueltabajero, quien debe ser uno de los abridores en la siguiente ronda si finalmente se clasifica.

Del resto de la faena se ocuparon Vladimir García, Moinelo y Lahera, quienes completaron la mitad conclusiva del pleito sin permitir inatrapables y con la friolera de seis ponches.

Madero en ristre Cuba tardó en carburar y en sentido general, pese a las seis carreras anotadas, presentaron problemas para conectar a la hora buena, al punto de que fallaron 16 turnos con hombres en posición anotadora, demasiados contra un pitcheo oponente que no disponía de muchas cartas efectivas tras la salida del abridor Bruce Chen.

De hecho, mientras el zurdo panameño de origen chino se mantuvo en escena durante el primer tercio, los antillanos poco pudieron hacer con corredores en circulación. Pero la salida del abridor, para evitar que pasara el límite de 50 pitcheos que lo inhabilitaría en el resto de la ronda, allanó el camino cubano, y ya en el cuarto fabricaron racimo de cuatro anotaciones.

De nuevo Yoelkis Céspedes se presentó cual bujía ofensiva remolcando la primera en las piernas de Carlos Benítez, mientras Roel Santos se confirmó como el hombre grande de la ofensiva con un triple de dos carreras. Más tarde el líder del lineup caribeño pisó el plato impulsado por cohete de Alexander Ayala.

Con ventaja de cuatro en la pizarra nuestro plantel se dedicó a controlar el marcador, sin poner el pie en el acelerador. No obstante, dejaron a demasiados corredores en base (11) al final de las entradas, y conectaron de 21-5 con hombres en posición anotadora.

Particularmente preocupante son los casos de Frederich Cepeda y William Saavedra. El espirituano, aunque se ha embasado cuatro veces, todavía no tiene jits, mientras el pinareño encontró a siete compañeros en las almohadillas y no logró mover a ninguno.

Este, tal vez, sea el único partido de respiro que tendrá Cuba en el certamen, al cual le restan las pruebas más duras y decisivas. De entrada, la primera de ellas llegará el próximo jueves (10:00 p.m. hora de Cuba), cuando se midan a Australia en partido que debe definir el segundo clasificado de la llave a la siguiente fase.

(Tomado de Granma)


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or