Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 20 Sep 2017 - 16:22

DESCARGAR
Edición Impresa

Holguín en la LVI Serie Nacional de Béisbol
Desatinos de Cachorros

Fotos: Reynaldo CruzTrascendente es el quinto lugar mantenido por el equipo de Holguín. Pobre desempeño cualitativo en la segunda etapa. Poco aporte de los refuerzos. Lo peor, la producción de carreras. El pitcheo no estuvo a la altura de las circunstancias. Un mejor futuro depende del progreso integral del béisbol holguinero

El valladar no pudo ser franqueado. Otra vez el propósito de llegar a los play offs resultó fallido, pero el mantenido quinto lugar de Holguín (43-47) en la LVI Serie Nacional de Béisbol es trascendente, si valoramos que esa posición es reafirmada en una batalla que se inicia con 16 concursantes, sin dejar de analizar la situación actual de este deporte en la provincia y el real potencial de su equipo mayor.

El mérito de Los Cachorros fue clasificar a la segunda ronda por cuarta temporada consecutiva y esta vez con el valor añadido de que solamente accedían seis planteles en vez de los ocho anteriores. Ese logro se concretó al superar a Isla de la Juventud en definitorio partido, correspondiente a uno de los play off de comodines.

Este elenco comenzó la segunda etapa a un solo juego (26-29) de distancia de Granma y Villa Clara (ambos 27-28), ocupantes del tercer y cuarto puestos, sin embargo, rápido comenzó a alejarse, pues si cuantitativamente se evalúa de positivo la posición obtenida, en cambio resultó muy pobre el desempeño cualitativo de los holguineros en el segundo segmento del campeonato, en el que compilaron 17 victorias y 28 fracasos.

cachorrosB1.jpg

Es decir, el cuestionamiento no se refiere al lugar, sino a la calidad de juego y a lo mostrado sobre el terreno, por debajo de lo posible sin exigir demasiado, por eso en esta ocasión nunca pudo dar pelea por el cuarto puesto, a diferencia de las otras dos ocasiones en que también se ubicó quinto. Mientras, los hechos no muestren fehacientemente lo contrario, al desgranar las distintas herramientas de un equipo de pelota tenemos que reconocer como mejores a los que antecedieron a Holguín, pero este tenía armas para rendir más.

A la dirección del conjunto no le funcionaron los cálculos estratégicos en cuanto a los refuerzos solicitados. Para muchos debió pedir más de un bateador, si tenemos en cuenta la debilidad tradicional del plantel holguinero en cuanto a la producción de carreras y las no amplias posibilidades del bateo propio. Pero el mentor Noelvis González igualmente tenía razón en la urgencia de fortalecer un cuerpo de lanzadores con diversas dolencias y en algunos casos sobreutilizado en la pugna por la clasificación. Lamentablemente el bateador y los cuatro lanzadores adquiridos estuvieron lejos de contribuir al colectivo, según sus potencialidades.

Lo peor en la actuación se localiza en el bateo. Si nos atenemos a las estadísticas de la segunda etapa, veremos que en casi todos los renglones Holguín fue último (sexto): average (258), carreras (170), hits (386, único con menos de 400), OBP (332), dobles (58), slump (342), total de bases recorridas (511), OPS (674) y carreras impulsadas (153). Quinto/sexto en triples (8) y jonrones (17)…

El meollo del rendimiento en la ofensiva lo encontramos en el aspecto jugadores embasados- jugadores que anotaron, acápite determinante en la producción de carreras. Holguín fue penúltimo en corredores en base, con mil 171, de ellos solo 136 fueron impulsados. De 584 corredores en posición anotadora, únicamente 113 resultaron remolcados para home. Con frecuencia se intentó el corrido y bateo, con resultados insuficientes en esta fase, en tanto robaron solo nueve bases (quinto) y 11 fallaron .

El refuerzo Yusniel Ibáñez solo bateó en este segmento para 230 con 17 remolcadas, mas ningún bateador de este elenco trajo para home más 18 carreras. Sobre 300 únicamente promediaron Castañeda (365) y Domínguez (348), quienes impulsaron ocho y 15, respectivamente. La mayoría de los bateadores con más responsabilidad de producir estuvieron distante de lo necesitado por su equipo en esta fase: Paumier (248 de average y 15 impulsadas), Pacheco (252; 18), Gorgüet (295;16) y Soler (267; 9). Igualmente no estuvieron bien Peña (269;13), Legrá (267;9), Almeida (211;3) y López (192;0). Afectado por un hernia discal, el estelar torpedero Yordan Manduley (ya llegó y sobrepasó los mil hits) estuvo ausente en la mayor parte del calendario. Reapareció en los últimos partidos. Luego, refuerzo de Granma, junto a Paumier, en las semifinales.

Tampoco el pitcheo estuvo a la altura de las circunstancias. Quinto (penúltimo) en promedio de carreras limpias permitidas (4,58), bateo de los contrarios (295), ponches (191) y boletos (182). Cuarto/quinto en el whip (1,61) y cuarto en carreras limpias aceptadas (198). El primero en la rotación, Carlos Alberto Santiesteban (tres ganados y seis perdidos; 6,86 p/cl, 1,69 de whip y le batearon para 308) pareció extenuado, no pudo mantener el ritmo ganador de la etapa precedente. El refuerzo Entenza (3-2, 4,50 p/cl) estuvo mejor, pero le faltó respaldo ofensivo y de los relevistas.

Riera (1-7 y 5,15 p/cl) y Wílber Pérez (0-3 y 4,98 p/cl) los otros dos refuerzos que poco pudieron aportar. El cerrador Moinelo (4-5, 2,92 p/cl y dos salvados), no defendió ventajas ni logró el out imprescindible, aunque en ocasiones la defensa no lo ayudó. En esta fase las otras victorias la aportaron Oris (3-1; 3,12), Sánchez (1-0; 3,66) y Suárez (2-0; 3,80; dos salvados). Gómez no ganó (0-2; 3,60). En fin, limitados los rendimiento de abridores (10-22; 4,77), y relevistas (7-6; 4,28, cinco salvados).

La defensa, la mayor fortaleza de este seleccionado (974, tercera), descendió en esta etapa, con varios errores costosos y en diversas acciones negativas que no cuentan como pifias. Hemos observado en series nacionales como los directores “pierden la compostura” en cuanto a jugadas y tácticas cuando su equipo va cuesta abajo y Noelvis no fue la excepción. Si escrudiñáramos juego a juego encontraríamos acciones polémicas o criticables, pero más allá de esas realidades, el mentor y sus técnicos no son magos respecto al rendimiento de sus beisbolistas en el desarrollo del torneo. Estimo que para Noelvis fue otra experiencia provechosa en su camino de consagrarse como un sobresaliente manager.

Siempre hay margen en la dirección y los beisbolistas para más disposición en el terreno, disciplina técnica, cohesión, exigencia y dedicación-responsabilidad individual. La fuerza técnica, psicólogos y estrategas tienen preparación y capacidad para insistir y tratar de preparar aún mejor a la mayoría de estos peloteros (bateadores y lanzadores) que volverán a integrar la próxima nómina y con potencial para un aporte superior.

Con el “expediente” de lo mostrado por cada jugador en varias temporadas, podría insistirse en profundizar el trabajo previo individual. Nunca será mucho lo que se haga en lo técnico. En esto podría contribuir el gran caudal científico que tiene el deporte en esta provincia.

Este territorio urge de más peloteros de alto rendimiento. Aunque se vieron algunos jóvenes con posibilidades, escasean los noveles de grandes perspectivas, particularmente en el bateo. Debe progresar la calidad del trabajo masivo y el que se realiza en las áreas y luego continúa, con los promovidos, en la EIDE y la Academia. Y jugar más pelota.

No existe correlación entre la cantidad de población, número de técnicos de esta disciplina y extensión territorial de la provincia con las cifras muy reducidas de beisbolistas de nivel que surgen y las opciones de los equipos de las distintas categorías en las competencias nacionales. En el 2016 Holguín se ubicó onceno/duodécimo en sub-12 años, décimo en sub-15, decimocuarto en sub-18 (juvenil) y duodécimo en sub-23.

Lo mejor, el quinto lugar en la Serie Nacional, pero el puesto en primera categoría es noveno, pues a ese resultado se le une el femenino, rama sin puntos por no participación, pues entre mujeres esta comarca está también rezagada. Será muy difícil en un futuro cercano seguir clasificando al equipo mayor, ser quinto y mucho más llegar a los play off, si no avanza integralmente el béisbol holguinero.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or