Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Lun, 16 Ene 2017 - 15:49

DESCARGAR
Edición Impresa

Reconocimiento a la rumba, triunfo de la cultura popular

La rumba, Patrimonio de la Humanidad. Foto: Juvenal BRumba por Fidel. Domingo 11 a lo largo y ancho del país. Cantos y toques a la memoria del Comandante en Jefe. La convocatoria fue lanzada este viernes en la sede del Ministerio de Cultura (Mincult), en un acto coauspiciado por la Uneac, para exaltar la reciente proclamación de la rumba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La jornada pondrá de relieve el compro­miso de la política cultural de la Revolución con la preservación y promoción de los valores pa­trimoniales. De oriente a occidente, en las se­des de los comités provinciales de la Uneac, los más valiosos exponentes rumberos, conscientes de que el reconocimiento de la Unesco es un triunfo de la cultura popular, ofrecerán su arte. En el caso de la capital se desarrollará a partir de las 4:00 p.m. en el Salón Rosado Ben­ny Moré.

El expediente de la rumba fue presentado para su evaluación por el Comité Interguber­namental de la Unesco, que dio su veredicto aprobatorio el pasado 30 de noviembre durante una reunión efectuada en Addis Abeba, la capital de Etiopía.

Al darse a conocer la declaratoria, Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, presente en la cita, evocó el papel de Fidel en la concepción de una política cultural que desde los primeros años de la Revolución tuvo como centro fundamental el acceso y disfrute pleno del arte como derecho humano vital.

En tal sentido destacó la profunda visión humanista de un estadista que defendió el desarrollo cultural del pueblo, elemento decisivo para alcanzar sociedades justas, equitativas e inclusivas.

Junto a ella, para refrendar con su testimonio la vitalidad del complejo musical y danzario, estuvo Esmidio Merencio, el Millo, director del conjunto habanero Ireyosun, uno de los baluartes de una tradición renovada.

Ambos también protagonizaron la velada del viernes, en la sala Abelardo Estorino, del Mincult, que reunió a destacadas personalidades de la música y las artes escénicas, y a la cual asistieron María Elena Salgado, viceministra primera de Cultura; el viceministro Abel Acos­ta; y Katherine Muller-Marin, directora de la Oficina Regional de Cultura de la Unesco.

Collazo resaltó la significación de que fuera en África el lugar donde se oficializó la estatu­ra universal de la rumba, por la savia aportada por ese continente a dicha expresión, mientras Iyerosun estrenó el guaguancó Comandante in­victo, que conmovió al auditorio por su di­men­sión elegíaca, e interpretó Cimarrón, de­dicada al cincuentenario de la primera edición de la no­vela testimonio homónima de Miguel Barnet.

Correspondió al poeta pronunciar el elogio de la rumba como símbolo de nuestra identidad. Mambisa, rebelde, inteligente, transgresora, ex­pansiva y libertaria: así la definió Barnet en una pieza oratoria grávida de conceptos e imágenes.

Junto a la rumba engrosaron el valioso caudal del Patrimonio Inmaterial de la Huma­ni­dad, por América Latina y el Caribe, la charrería, arte ecues­tre y tradicional mexicano; el me­rengue do­­­minicano; y el carnaval del Callao venezo­la­no.

Con información de Granma


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or