Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Jue, 17 Ago 2017 - 13:17

DESCARGAR
Edición Impresa

Campeonato Mundial de Atletismo, XVI
Cristian y Andy puntean

cristian-napoles1.jpgNunca, antes de Londres 2017, Cuba situó a tres hombres en la final del triple salto. Desde Stuttgart 1993 siempre hubo cubanos dirimiendo en la instancia decisiva, siete veces fueron dos los que se incluyeron entre los doce finalistas, pero nunca habían sido tres.

Por primera vez lo consiguieron Cristian Atanay Nápoles, Andy Díaz y Lázaro Martínez, al clasificarse a la disputa de preseas de esta prueba que ha dejado para nuestra isla siete medallas (1 de oro, 5 de plata y 1 de bronce) a lo largo de la historia de los campeonatos mundiales de atletismo al aire libre.

Yoelbi Quesada ganó, en 1997, ese único título en una especialidad para la que Cuba ha sido una verdadera escuela. Una maquinita de sacar talentos, prueba de ello es que la final de este mundial la disputaron cinco cubanos, los tres referidos en representación de la Federación Cubana de Atletismo (FCA) y otros dos, Alexis Copello por Azerbaiyán y Yordanis Durañona por la isla de Dominica. Sin embargo, también hemos tenido que lidiar, año tras año, con el hándicap de que muy pocos logran hacer en el mundial (o en la competencia fundamental), las marcas conque llegaban acreditados. El Sol y sus manchas.

No obstante, es justo reconocer que los muchachos, exceptuando a Lázaro Martínez, facturaron registros que se mueven en el rango de sus posibilidades y mejoraron de la clasificación a la final. Cometieron muchas faltas, eso sí. Tantas, que entre Nápoles y Díaz sumaron 7, en once 11 saltos realizados. Asunto este que, al margen de la inexperiencia competitiva que pueda acusarles, habrá que subsanar de cara a los compromisos que hay por delante.

En definitiva, Nápoles con un doble 17.16m se posicionó cuarto, por detrás de los medallistas Christian Taylor (17.68), Will Claye (17.63) y Nelson Evora (17.19). Andy Díaz fue séptimo, con 17.13 y Lázaro Martínez duodécimo con solo 16.25m.

Fue el único que no mejoró de una fase a otra. Martínez es un portento. Ganó entre los mejores cadetes del mundo en 2013 y en 2015 hizo lo mismo entre los juveniles pero, de momento, la categoría absoluta le va quedando grande. Había estado mal y en Londres no materializó el milagro de reinventarse. Así y todo, comulgo totalmente con la decisión de no precipitar a Jordan Díaz, el campeón mundial sub 18.

Rose Mary Almanza fue segunda en su serie preliminar con tiempo de 2:01:43 minutos y avanzó de forma directa a las semifinales de los 800 metros que se correrán este viernes, jornada en la que también tendrán accionar Denia Caballero, Yaimé Pérez y Leonel Suárez.

En la fecha, séptima del calendario, se disputaron otras dos finales: la de 400m con vallas para damas y los 200m lisos para hombres.

En las vallas ganó la estadounidense Kori Carter (53.07), verdugo en los metros finales de su coterránea Dalilah Muhammad (53.50). El bronce se lo adjudicó la jamaicana Ristanana Tracey (53.74) y la checa Zuzana Hejnová quedó fuera del podio.

En los 200m para hombres, el representante de Turquía Ramil Guliyev (20.09) sacó la mejor parte. Waye Van Niekerk (20.11) fue segundo y el trinitario Jereem Richards (20.11) cruzaba la meta en la tercera posición.

A la hora de celebrar la victoria, Ramil Guliyev, un azerí nacionalizado turco, tuvo a bien colgarse la bandera de su país natal. La exhibió primero y después, sin despojarse del estandarte de la nación que lo vio nacer, posó para las fotos con la enseña del país que ahora representa. Palmas para él.
 


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or