Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Lun, 26 Jun 2017 - 22:53

DESCARGAR
Edición Impresa

Un día para hablar de Patria

patria1.jpgHoy no es un martes común; ya han pasado 125 años. Era también 14 de marzo pero corría el 1892 cuando el más universal de los cubanos fundó su –nuestro– Periódico Patria. También hoy, en honor al determinante suceso, los trabajadores de la prensa cubana celebran su día.

Es una fecha de júbilo y celebraciones, de sonreír ante el recuerdo de los mejores momentos de toda una carrera; resulta además, para un periodista, momento de autoevaluación. Pedro Pablo Rodríguez, Director General de Edición Crítica de Las Obras Completas de José Martí, conversó con Granma sobre la historia de Patria y su trascendencia hasta nuestros días.

—¿En qué condiciones históricas y con qué objetivos nace Patria?

—Martí siempre quiso tener su propia publicación: lo intentó en Guatemala, en Venezuela, y al empezar la lucha patriótica, surgió la necesidad de hacer un periódico, que en esa época era la principal vía de difusión de las ideas. El hecho que lograra sacar a la luz el medio antes de que se fundara oficialmente el Partido Revolucionario Cubano (PRC), es congruente con la intención delApóstol de usar el periodismo como una vía de difusión de pensamientos y del debate político.

«En ese momento no se puede decir que había unescenariorevolucionario en Cuba y justamente la labor del periódico y de PRC fue ir formando esa situación. Aparecieron ciertas condiciones que hicieron a Martí ir pensando en lograr la unidad de los patriotas yhay varios elementos que lo aceleraron.Primero, la Conferencia Panamericana de Washington, dondese percata que Estados Unidos ya está dando pasos para lanzarse sobre América Latina y apoderarse de la región.

«Otro aspecto fue que los sectores pudientes cubanos se unieron por encima de sus diferencias políticas y exigieron a España un tratado comercial con Estados Unidos. Se hizo tanta fuerza que la metrópoli firmó este convenio. También algunos reformistas en España trataron de introducir distintas leyes que modificasen de alguna manera la dominación colonial.Martí comprendió que si estas condiciones evolucionaban, quizás ciertossectores cubanos no apoyarían a la independencia».

—¿Qué línea editorial desarrolló la publicación? ¿Necesitó modificarse en algún punto?

—Yo creo que fue la misma siempre: argumentar por qué era necesaria la independencia y por qué esta tenía que ser a través de la lucha armada; esos resultaron los puntos esenciales. Igualmente se suma ocasionalmente elcómo sería la república yel para qué se luchaba.

«No podemos hablar de un cambio y sí del completamiento de la línea editorial,que sucedió en 1894 cuando Martí decidió crear una sección donde mostró lo que estaba pasando en los Estados Unidos. La inició con ese texto tremendo que se llama La verdad sobre los Estados Unidos, en el que hay una postura absolutamente crítica y prácticamente sustentauna declaración de guerra contra la sociedad norteamericana por la forma en que sus fuerzas se oponían a la independencia de Cuba, y se posicionaban incluso a favor de la anexión».

—¿Qué otras publicaciones marcaron la historia editorial de ese Periódico?

—Muchas. Como la presencia editorial de Martí fue tan constante y a veces la mayor parte de los textos eransuyos aunque no aparecieran firmados, resulta muy difícil precisar momentos de giro.Pero podemos señalar Nuestras ideas, que es como un gran editorial donde se explica cuál va a ser la línea del periódico y apareció en el primer número de Patria.Otro relevante es El tercer año del Partido Revolucionario Cubano, que llevó como subtítulo: El alma de la Revolución y el deber de Cuba en América. Ahí está la fundamentación de qué va a ser la Revolución en la islay cuál es su carácter y alcance internacional en la geopolítica de la época. Es un texto decisivo para entender el pensamiento político de Martí.

«Hay otros muy pequeños;La Guerraes uno de ellos. Aquí Martí,en tres párrafos relativamente breves,expresa que la luchatiene que ser, como dijo en las Bases del PRC, de espíritu y métodos republicanos. Para el Apóstol la república se iba construyendo desde el Partido y también desde la guerra.No era algo que surgía en el momento en que se alcanzaba la independencia, sino que se creaban sus bases desde la propia organización, desde la unión de los revolucionarios y desde la propia lucha armada.

«Esos son algunos textos importantes que hay que destacar dentro de Patria, pero voy al otro extremo que representa esas pequeñas notas que forman la sección En casa, que para mí son una joya del periodismo político y hasta costumbrista; hay un poco de ambas cosas muy inteligentemente mezcladas; ese contar de la vida de los cubanos,patriotas o no, en Nueva York.

«No es el gran artículo pero sí ese que va formando ideas, estableciendo lazos, compenetrando los conocimientos, forjando admiración de unos cubanos con respecto a otros, y contribuye a crear un sentido de comunidad nacional».

—Patria no es solo Martí… ¿qué otros periodistas se destacaron?

—Hubo un grupo de personas que habitualmente no se mencionan en el periodismo cubano y de las cuales se debiera hablar más. Sotero Figueroa por ejemplo, fue impresordel periódico y escribió muchos textos sobre su tierra, Puerto Rico.Aparece también Rafael Serra. Ambos resultan figuras importantes porque,entre otras cosas,eran dos negros, y dos negros con alto valor intelectual que demostraron la capacidad, la cultura y el talento de los negros cubanos y puertorriqueños.

«El propio Gonzalo de Quezada trabajófrecuentemente con artículos muy interesantes, y Benjamín Guerra, el tesorero del PRC, también publicó algunos escritos.

«Después de la muerte de Martí hay periodistas muy significativos: Enrique José Varona que se desempeñó un tiempo como director del periódico y redactó editoriales que son unas joyas del buen periodismo;Eduardo Yero Buduén, a quien Estrada Palma pidió que se quedara en Patria, y hasta el propio Manuel Sanguily».

—¿Qué dejó Martí en Patria que no dejó en otras publicaciones?

—Dejó su proyecto de la República nueva, que es nueva por todo lo que se va a cambiar en Cuba respecto a la sociedad colonial bajo España y respecto las propias repúblicas criollas de América Latina. Ahí está su concepto de Revolución.

«No era solamente quitar la bandera opresora y poner la cubana, era necesario sacarnos a España de las costillas.Debíamos romper cuatro siglos de colonialismo y de esclavitud, destruir todo tipo de discriminaciones, abrirle paso al cubano negro, al español que residía en Cuba, al campesino para que se convirtiera en la base de la sociedad cubana».

—¿Qué deben tomar o aprender de Patria los periódicos y periodistas cubanos de nuestros días?

—Debatir ideológicamente escribiendo muy bien, sin teque, argumentando, no repitiendo lo que ya todos sabemos, no dando consignas meramente, que a veces son necesarias pero no pueden ser la forma ni el estilo del periodismo.

«Martí nunca insulta a los enemigos y excepcionalmente menciona sus nombres, y sin embargo, desmonta todos sus argumentos. Yo creo que eso es importante; para Martí no es el imperialismo feroz, no son los traidores a Cuba, no, ese no es el lenguaje de Martí. Yo diría que hay una elegancia en el lenguaje y un sostenimiento argumental de sus ideas que es lo que nos hace falta, ahora quizás, más que nunca».

Con información de Granma


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or