Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Vie, 20 Oct 2017 - 21:52

DESCARGAR
Edición Impresa

El día que Holguín se convirtió en capital de Cuba

Mon__Calixto_Garca_Holgun_001.jpgUna de las dedicatorias de la XXXIV Edición de la Semana de la Cultura Holguinera, cuya clausura está prevista para mañana martes 19, es al centenario de la develación de la estatua del Mayor General Calixto Ramón García Iñiguez, en el parque que lleva su nombre en esta ciudad.

Fue todo un acontecimiento para la Historia y un importante legado testimonial que ocurrió el lunes 10 de abril de 1916, aniversario de la Constitución de Guáimaro. Ese propio día, aunque en horarios diferentes, se descorrieron los lienzos de los monumentos erigidos al General Julio Grave de Peralta, en la plaza que hoy lleva su nombre, y El Angelote del parque Carlos Manuel de Céspedes, consagrado a los mártires de las guerras de 1868 y 1895.

Según consignó Juan Albanés en el periódico ¡ahora! del 17 de septiembre de 1979, la idea de la realización de estos monumentos se tramitó a través de la aprobación de un estatuto del gobierno provincial de Oriente y cuyos créditos aparecieron en el presupuesto ordinario para el año fiscal 1911 – 1912, razón por la cual en las estatuas aparece el 1912 como año de su creación.

Sus auspiciadores fueron los consejeros provinciales Heliodoro Luque Pupo, director del periódico El Eco de Holguín, Augusto Betancourt Ochoa, Pedro María Laguna, Diego Jiménez, Faustino Manduley y Luis Masferrer y Grave de Peralta. El holguinero Rafael Manduley y del Río, entonces gobernador civil de Oriente, ratificó el proyecto.

Las estatuas se construyeron y se enviaron a Cuba por la Casa de Arte Ugo Luisi y compañía, que tenía sus talleres en Pietrasonta, La Toscana, provincia de Luca, Italia.

El hecho adquiere mayor connotación a partir de la asistencia a la inauguración de Mario García Menocal, entonces presidente de la República de Cuba, quien descorrió el lienzo junto a hijos y hermanos del patriota holguinero. El panegírico estuvo a cargo del coronel libertador Manuel Sanguily.

A las 12 del día se develó el lienzo que cubría la estatua del héroe de la Toma de Holguín en 1868 por sus hijas Teresa y Anita Grave de Peralta. En esta ocasión las palaras de inauguración las pronunció Alfredo Zayas, presidente de Cuba entre el 20 de mayo de 1921 al 20 de mayo de 1925.

El descorrimiento del velo de El Angelote, en el hoy parque Carlos Manuel de Céspedes, fue a las tres de la tarde, por la nieta del Comandante del Ejército Libertador Facundo Cables Ochoa.

Personalidades relevantes de esa época asistieron al acaecimiento, entre ellos 28 generales de nuestras guerras libertarias, el poeta Bonifacio Byrne y José Martí Zayas, hijo de nuestro Héroe Nacional. Se presume que fue la primera vez que se filmó cine en Holguín.

Hubo almuerzo mambí en los terrenos de El Llano, desfiles escolares, ofrendas florales, bailes de etiqueta y se asegura que el periódico El Eco de Holguín, del miércoles 12 de abril de 1916, recogió el acontecimiento “como una apoteosis y Holguín, con la presencia del presidente de la república, parte de su gabinete y sus muchos parlamentarios se las dio, en buena hora, de capital de Cuba”.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.