Cuando las fosas “suenan”

La provincia de Holguín cuenta con más de 36 mil fosas, 18 mil en la ciudad de Holguín, y sólo el 27 por ciento de cobertura de alcantarillado. La limpieza de estos sistemas de deposición tiene a no pocos holguineros descontentos.

El matrimonio de Elizabeth Hidalgo y Rafael Domingo Pérez vive un infierno en la vivienda del padre de ella (Carretera a Gibara número 241), donde las aguas albañales de una fosa colectiva desbordada filtran por el piso del cuarto. El aliviadero se llena con facilidad, porque es pequeño, sirve a varias viviendas y hasta las excretas de varios corrales para puercos van a parar allí, por indolencia de algunos de sus usuarios.

Rafael Domingo asegura que sus gestiones para realizar el reporte fueron todas infructuosas, porque en la oficina ubicada detrás del policlínico Alcides Pino, la compañera encargada está de vacaciones. En el Consultorio Médico tampoco lo consiguió, porque la tarjeta de reportes está extraviada.Ppero nadie le orientó que debía acudir a la UEB de Saneamiento para ventilar la situación.

Sara Aguilera, de calle 11, número 66, en Pueblo Nuevo, es otra que lidia frecuentemente con las aguas albañales dentro de su hogar. Su sistema para deposición también es pequeño y compartido con otra vivienda. “Cuando lo reporto en el Consultorio vienen rápido, pero si voy a la oficina no hay turno y tengo que ir hasta Saneamiento. Se pasa mucho trabajo con esto”, dice. 

No por azar se escogieron estos casos para comenzar el tratamiento a un servicio de importancia medular para una provincia con más de 36 mil fosas, pero solo el 27 por ciento de cobertura de alcantarillado. En estos casos confluyen varias cuestiones que complejizan el ya difícil panorama ante la escasez de recursos para asumir esa labor, como imprevisión, indisciplinas, desorientación, indolencia y el peor de los males, que es la construcción de fosas sin las condiciones requeridas.

Esquinas calientes y fosas desbordadas

Las personas reconocen que en relación con años anteriores, hay mejoría porque las demoras no son de ocho y más meses como ocurría, pero no se está a la altura de las necesidades reales, por lo que persisten las inconformidades, llueven las quejas y las críticas por soluciones rápidas.

Hasta varios repartos de la ciudad de Holguín llegó este equipo, para evidenciar casos espinosos de personas abatidas por las condiciones en que viven, como Sixta Esther Torres, de Calle 11, esquina a 8, en Pueblo Nuevo, cuya casa está siempre rociada por las aguas negras de fosas que vierten sistemáticamente.

 En el reparto Libertad, del Consejo Popular Lenin, su presidente, José Mosqueda, asegura: “Hay mejoría; antes pasaban 8 y 9 meses, pero no venían; ahora están a 30 días, pero hay que seguir mejorando, porque en ocasiones ese ciclo tampoco se cumple. Es de los planteamientos más recurrentes, pero también hay morosidad en realizar los reportes, porque se espera a tener la fosa llena”.

Sin embargo, Jaime Hernández, residente en Calle13, del Nuevo Llano, asegura que no tiene problemas: “Reporto los días 5 y vienen enseguida. Tengo una fosa grande que no se llena fácil”. Por el contrario, desde la Calle 52, del mismo reparto, Mireida Cuadrado asegura que a ella se le acumulan dos y tres reportes.

En Pueblo Nuevo, tocar el tema fue como echar miel en un hormiguero. Abundan insatisfacciones por aguas albañales que corren por las calles y forman lagunas en las esquinas. En el mismo reparto, Miriam Zaldívar asegura que “los reportes están a tiempo, pero aquí usted entra por una cuadra y sale por la otra y todas las fosas están desbordadas, porque hay hasta cinco casas dependiendo de una sola y pequeña”. 

 Según Rubicel Rodríguez Ochoa, director de la UEB de Saneamientos, los reportes se realizan entre los días 5 y 20 de cada mes, datos corroborados en la oficina ubicada en el sitio conocido como Gran Panel, donde se realiza la mayor cantidad de solicitudes del servicio, por la gran cantidad de zonas que abarca. Sin embargo, muchos entrevistados aseguran que esto ocurre solo los días 5. Como afirmó Daisy Ávila, trabajadora de esa oficina, “ese día parece un carnaval”. La evidente desorientación causa víctimas como Zenaida Taureau, quien se lamenta por “tener que ir las 12 de la noche y amanecer para alcanzar turno”.

Hablando con los encargados

En la ciudad de Holguín contamos ahora con 18 carros, pero trabajan 10 o 12; los mayores atrasos son de enero y generalmente de viviendas de difícil acceso por las condiciones de los viales o su ausencia u obstrucción.

 Rodríguez Ochoa valora que “con la entrada de ocho nuevos equipos, en marzo del pasado año, la situación mejoró sustancialmente. Se consiguió eliminar los atrasos de dos y tres años, aunque estamos conscientes de que falta mucho para llegar a nuestra meta, que es poner los ciclos a 30 días.

Los mayores atrasos son en viviendas de difícil acceso por las condiciones de los viales o su ausencia u obstrucción, como ocurre en las calles Constitución, en el reparto Santiesteban; Tercera, de El Llano, o Alcides Pino, en ‘Álex Urquiola’, por citar algunos ejemplos.

“La situación se complejiza también por la existencia de un número considerable de fosas mal construidas, pequeñas y a las que se vinculan varias viviendas, lo que hace que requieran periodos de limpieza de 15 días o hasta menos”.

 Alexis Tamayo, jefe de operaciones, y Oscar Pupo, chofer, alegan otra causa, como la existencia paralela de listados elaborados en policlínicos o consultorios a los que se prioriza por las situaciones epidemiológicas del municipio, lo cual ocasiona retrasos de los casos reportados en las oficinas comerciales.

“Esa situación se organiza para que sea la oficina comercial la única vía”, informó Tamayo, quien agregó que se cuentan con oficinas en Sanfield, calle Juan Moreno; en la UEB de Acueducto de Holguín, en la calle Narciso López; en Agramonte y Miró y la del Gran Panel”.

Fundamenta el director de la UEB que “la entrada de nuevos carros permitió disponer de más transporte para los municipios e independizarlos de Holguín, el de mayor demanda. ‘Urbano Noris’ y ‘Rafael Freyre’ tienen carros en estado regular. Los de Báguano, Moa y Gibara son nuevos.

 “La solución más mediata es la construcción defosas maura, aquellas con condiciones idóneas paraevacuar los residuales y que sean perdurables. Se hizo un levantamiento en las zonas más críticas parala fabricación de este tipo de estructura residual, que ejecutará Vivienda, a través de empresas constructoras que pueden ser Umbrales o la Ecopp; la otra opción es vender los materiales para que las personas las construyan.

“Está en proceso la implementación de un nuevo sistema de pago que nos permitirá, entre otras ventajas, ganar en organización y disciplina, pues solo se limpiarán las fosas reportadas en las oficinas comerciales. De eso depende ahora el salario de los trabajadores”.

 Inés María Chapman, presidenta del Instituto de Recursos Hidráulicos, sobre el tema explicó: “Existe una proyección analizada ya en el comité de inversiones para la búsqueda de financiamiento y se trabaja en la actualización de un diseño elaborado tiempo atrás.


“Es de las mayores demandas de Holguín; el país no está de espaldas a esa situación, pero el alcantarillado cuesta dos o tres veces más que un sistema de abasto, es más complejo, lleva más recursos, que ya se están adquiriendo. Queremos utilizar tecnologías ahorrativas, como las excavaciones sin zanjas que causan menor impacto a los viales.

“Por el momento tenemos que aprender a construir bien las fosas, porque muchas personas tienen huecos. Al país están llegando equipos para la limpieza de fosas y el tratamiento de residuales y Holguín tiene sus asignaciones para este año”, concluyó.

Como “enfermedad terminal” calificó la situación de las fosas en el reparto donde vive –Álex Urquiola– Amelia Duarte. No debe ser así porque se buscan alternativas, mientras llega la solución definitiva, pero llama la atención que entre las personas entrevistadas se desconoce el proyecto que menciona el Director de la UEB sobre la construcción de las fosas maura. Estos no son planes para engavetar, su implementación resulta imperiosa.

Cuando las fosas suenan

Hay que ponerse en la piel de estas personas que lidian con situaciones realmente desesperantes y peligrosas para la salud, muchas de las cuales carecen de recursos y medios para construirse estructuras adecuadas para residuales y tampoco tienen el espacio; de ahí que opten por las fosas colectivas.

Créditos:


Periodista: Maribel Flamand

Fotografía: Elder Leyva

Infografías: E.C. Tamayo (Infhog)

Desarrolladora web: Yeni Noguiera

Edición: Edilberto Carmona

Escribir un comentario

Comentarios  

# Olga Leyva 13-10-2018 23:59
CUANDO SE VA A SOLUCIONAR ESTE PROBLEMA EN HOLGUIN ENTRE LAS INTERMINABLES COLAS Y LA ESPERAN DE QUE LLEGUEN A LIMPIARLAS.
NO ENTIENDE SI UN CARRO DEMORA ALREDEDOR DE 15 MIN EN DAR UN VIAJE DE LIMPIEZA PORQUE EXISTE TANTO ATRAZO.
PORQUE NO SE PUEDE HACER UN CONTRATO CON LA EMPRESA DE SANEAMIENTO PARA EL AÑO ENTERO.
PORQUE EL LUGAR DONDE SE REPORTA ES "PRESTADO".
CUESTA TANTO SOLUCIONAR EL PROBLEMA DEL ALCANTARILLADO.
Responder