¿Dónde está la magia?

  • Publicado en Los cinco
  • Hits: 2372

concierto lidis lamoru holgA Lidis Lamorú me unen los lazos de los recuerdos infantiles. En El Patio de Gabriela “debuté” como cantante y, aunque ya “no bailo, ni canto, ni como frutas” asisto a sus presentaciones no solo como periodista, sino como niña grande.

Los holguineros esperamos tres años, seis meses y 21 días para el concierto “La Magia de los sueños” que ofreció en la noche del sábado 2 de abril. Sin embargo, me fui desconcertada, al igual que varios niños que no pasaron de la primera canción ante un “vámonos que es muy tarde” de los padres.

Como periodista me dejé llevar por los cantos de sirena del director general del espectáculo, Vladimir Bermejo, quien tenía muchos sueños, pero al despertar en las condiciones concretas de la ciudad, se le terminó la magia. No estuvo el promocionado teatro arena alrededor de la estatua de Calixto García, figura protagónica del espectáculo, pues ese día se conmemoraban cien años de la develación de la efigie. Los niños no cantaron desde el balcón del Museo de Historia La Periquera. En las paredes de este edificio no se usó el bien ponderado “video mapping” para ilustrar con luces la leyenda de los enamorados de este lugar. Las pantallas para que los pequeños que estaban lejos del escenario pudieran ver a Lidis, se extrañaron…

Uno de los aspectos más criticados por los padres fue el horario del concierto. A las 8 y 30 de la noche muchos niños están dormidos. Mas se convino esa hora amparados en el criterio de que por primera vez se traía a Holguín tecnología de primer mundo como el video mapping, que fue empleada en la fachada del Teatro Eddy Suñol. La técnica solo se ve bien de noche, pero los niños lo que querían “ver bien” era a Lidis. El derroche tecnológico es colateral y no había por qué retardar tanto el inicio de una actividad infantil.

El sitio escogido para el espectáculo, el parque central de la ciudad, también fue muy debatido. Lidis casi era invisible en aquel escenario. Ella tuvo sus razones para hacerlo allí, pues quería que fuese un lugar público y amplio al que pudieran acudir todos sin las limitaciones de capacidad del Teatro, por ejemplo. También anhelaba estar lo más cerca posible de los niños, por eso nunca fueron sus opciones el Estadio Mayor General Calixto García o la Plaza de la Revolución.

No obstante, estos dos últimos sitios hubiesen sido mejor escenario para el concierto y se hubiese protegido el parque que aún se está restaurando. Buena parte del público, por ver a Lidis, se olvidó de las normas de comportamiento social y se subió a los recién fabricados bancos y trepó a las luminarias.

Amén de los inconvenientes muchos disfrutaron del espectáculo al ritmo de personajes clásicos como “Don Lagartijo” y “El Grillo Chiquilín”. Los más cercanos al escenario subieron a compartir un beso con la cantautora y hasta hubo un osado que cantó fuera de guión. Los padres también tuvieron su momento con el estreno mundial de Lidis como cantante y compositora de canciones para adultos.

El diseño de luces, la ambientación del escenario y la actuación de los niños de la Compañía Paso a Paso, el Ballet Español de Holguín y el Coro Los Amigos, encandilaron los ojos del público, que pudo verlos, por supuesto. No obstante, para un concierto tan largamente esperado, Lidis mereció mejor magia para que se cumpliera su sueño.
 


Escribir un comentario