Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 19 Feb 2017 - 15:14

DESCARGAR
Edición Impresa

Página 8
Los problemas de otros...

Termina enero del 2016 y mi mensaje trata sobre la falsa creencia de quienes piensan que los problemas de otros no pueden llegar a afectarnos.

Les traigo una anécdota, con aspectos diferentes de nuestra realidad, pero de muy acertada moraleja:

“Un ratón, mirando por un agujero en la pared vio a un granjero y a su esposa abriendo un paquete. Pensó en qué tipo de comida podría haber allí. Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una trampa para ratones y fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos: “¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!”.

La gallina, ocupada en cacarear y escarbar, levantó la cabeza y dijo: “Discúlpeme, señor ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, mas no me perjudica en nada, no me incomoda”.

El ratón fue hasta el cordero y este le expresó: “Discúlpeme, señor ratón, mas no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Será recordado en mis oraciones”.
El ratón se dirigió entonces a la vaca, la cual le preguntó: “¿Pero acaso estoy en peligro? Pienso que no”.

Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar solo el conocido mecanismo comprado por el granjero.

Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando a su víctima. La mujer del campesino corrió para ver lo que había cogido.

En la oscuridad, no vio lo apresado: una enorme serpiente venenosa, que la picó sin poder evitarla.

Su esposo la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre alta. Todo el mundo sabe que para reconfortar a alguien con fiebre, nada mejor que una nutritiva sopa.
El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina. Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, mataron al cordero.

No mejoró la señora y acabó muriendo. El granjero, entonces, vendió la vaca, para cubrir los gastos del funeral.

Menos los ratones, todos fueron afectados por la ratonera.

Cuando escuches el problema de alguien y creas que como no te afecta directamente, no es problema tuyo, te equivocas.

Dijo José Martí: “El mundo no anda mal por la maldad de los malos, sino por la apatía de los buenos”.

La falta de valores

Mencionar la palabra Wifi en Cuba genera aires de modernidad. Es uno de los caminos escogidos, para extender las conexiones a Internet, desde móviles inteligentes, laptop o tabletas.

Motivaciones para proponernos planes

Un día como hoy, hace seis años, perdí a mi madre, inesperadamente, a sus 69 años de edad, pero no quiero asociar este día con el dolor. Para quien amó la vida, fue optimista y creía en la felicidad, no merece la recuerden con tristeza y escojo esos vocablos para conformar este, mi primer mensaje en el 2016.

"Entre todos, podemos”

La frase “entre todos, podemos” tiene utilidad práctica demostrada y no sería ocioso, en este año recién comenzado, aplicarla en todas nuestras acciones, por lo conocido de la fuerza del haz y la vulnerabilidad en la falta de unidad.

Saber elegir

Saber elegir una solución correcta es el tema de la carta enviada a esta Columna por el lector Irán Arencibia Feria, desde la ciudad de Holguín.

El narra cómo, a veces, existen asuntos necesitados de medidas, para mejorar sus resultados, pero la misma opinión tomadaengendra más dificultades. Insuficiencias existen y hacen más difícil la cotidianeidad; el mérito está en equivocarnos menos y no escoger un camino cuyo argumento esté enrevesado.

A la hora de optar, se impone tener en cuenta prioridades, conveniencia, necesidad, uso más acertado de los materiales y repercusión de lo hecho, lo cual no incluye el acometimiento de una determinada obra por razones no entendidas por muchos, que a primera vista puede parecer ilógica, por ser hija de análisis superficiales y poco convincentes.

Pero hablamos de acciones circunstanciales, porque esta época de cambios obliga a tener que decidir casi constantemente como lo más común. La organización social es compleja, pero las determinaciones son actos de inteligencia y siempre deben incluir un análisis de causas y consecuencias.

Los estudios de factibilidad son muy buenos para llegar a un consenso. Muchas cuestiones pudieran tener mejor respuestas, si no se les aplicaran remedios dacronianos, que, lejos de resolver, disgustan más.

No dudo que en cualquiera de estos acometimientos, para eliminar un problema está la voluntad de encontrarle una positiva manera de encararlo, pero debe estar muy ligada, tanto al pensamiento mayoritario, como a la utilización adecuada de los recursos con las políticas sociales requeridas para facilitar la comprensión de la acción y ganar cómplices para su defensa.

Si hay pocas materias primas y estas se usan indiscriminadamente, sin freno y a la búsqueda de agrado, cometemos despilfarro e inutilidad.

Es muy lamentable dedicar esfuerzos y materiales por gusto, porque al final esa no era una respuesta correcta y perdimos la oportunidad de complacer con lo tenido: de ahí la importancia saber tomar decisiones, teniendo en cuenta su carácter subjetivo.

Cuando se determina, importa mucho la elección de un camino a seguir, por lo que en un estado anterior deben evaluarse alternativas de acción. Si estas últimas no están presentes, no existirá decisión.

Para tomar una decisión, cualquiera sea su naturaleza, es necesario conocer, comprender, analizar un problema, para así poder darle solución. Las consecuencias de una mala o buena elección pueden tener repercusiones positivas o negativas.
 


Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.