/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Sáb, 18 Nov 2017 - 23:00

DESCARGAR
Edición Impresa

Ni un tantico así

obama-JuanPablo.jpgPor primera vez en 88 años un presidente norteamericano visita Cuba, Obama se encuentra en Cuba. Entre los jóvenes cubanos, nacidos bajo el acérrimo bloqueo norteamericano contra Cuba, con la Base Naval usurpando parte de nuestro suelo y la Ley de Ajuste Cubano y Pies Secos-Pies Mojados separando familiares, amigos, vecinos, la visita despierta expectativas, esperanzas, fe en que con ello se avance en el proceso de relaciones y por ende mejore la economía nacional; pero, sobre todo, los cubanos tienen el olfato y perspicacia suficiente como para saber que, después de 50 años de diferencias, reconstruir el puente no es tan fácil.

Así lo expresan en las redes sociales:

“Obama ha repetido en varias ocasiones la frase "Lo que estábamos haciendo no funcionaba", lo que demuestra cómo las intensiones del gobierno de EEUU hacia Cuba, no han cambiado, el mismo Obama lo dijo...solo están cambiando sus métodos. Es bueno que hayan relaciones entre ambos gobiernos, pero hay que tener presente muchos aspectos en este sentido: todavía está vigente el Bloqueo, se habla del cierre de la base naval ubicada en Guantánamo, pero no de la devolución del territorio, entre otras políticas que no se han transformado. Además cuántos americanos han venido a Cuba desde que comenzó el proceso de restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. No sé la cifra, pero tengo entendido que son muchos, o sea que se están colando sin tirar un tiro”, señala, Humberto, de 29 años.

“A las hijas de Obama‬ no les gusta acompañarlo en sus giras oficiales. Sin embargo, se embullaron a venir a Cuba. ¡Hummm!, ¿por qué será?‪ ‎Cuba tiene swing‬”, publica Yoelvis. Por su parte, Heidi Calderón, fotógrafa, publica en su muro de facebook: “No hay dudas de que ‎Raúl‬ y ‎Obama‬ están haciendo historia para‪ ‎Cuba‬ y Estados Unidos de América‬”.

“Se aprende fácil a decir "no es fácil", "qué bolá" o "almendrón", pero no tan fácil lo que nos hace diferentes, por qué cuando se cayó el campo socialista nos mantuvimos en pie, y por qué fue la poderosa "América" y no Cuba la que tuvo que cambiar su estrategia de confrontación. Oiré con respeto lo que nos tiene que decir el presidente Obama, pero no espero mucho de sus palabras. Más espero del "jugo" que le pueda sacar Cuba a esta nueva y necesaria etapa de convivencia entre contrarios, como le dice Jesús Arboleya”, concluye Carlos.

En la blogosfera cubana, en su mayoría liderada por jóvenes y actualmente muy diversa y dinámica, también se manifiestan múltiples opiniones: “Obama sew fue, todo regresa a la normalidad de un día tras otro día, y en ese devenir cotidiano está la clave: el futuro de Cuba no se decide frente a las cámaras de televisión, con golpes de efecto; no se decide mirando al norte o mirando al sur”, escribe Claudio Peláez.

“Suponer hace algunos años que las relaciones entre Cuba y su archienemigo histórico se restablecerían, hubiese sido poco menos que un sacrilegio. Demasiada hostilidad, demasiadas tiranteces, demasiado discurso álgido. Pero suponer que un presidente yanqui —y que no se tome el apelativo como una ofensa— recorrería las 90 millas de norte a sur para pasearse dos días por La Habana, hubiera sido una escena más digna de Hollywood que de esta especie de película que es la vida real”, plantea Giselle Morales en su blog Cuba Profunda.

Agrega Gisell, “Obama no vendrá aquí a disculparse por los daños que el bloqueo nos ha ocasionado. No lo ha hecho hasta hoy en ninguno de los discursos en que se ha referido a Cuba después del 17D. Ha dicho —y eso se ha encargado de dejarlo claro— que están dejando atrás un enfoque anticuado que durante décadas no les ha servido para concretar sus intereses y que no deben seguir haciendo lo mismo y esperar un resultado diferente. Como decimos del lado de acá del estrecho: ¿verde y con puntas? Guanábana”.

En su cuenta de twitter Lizandra apunta segura: “Con ‎Obama en Cuba siempre seremos los mismos de antes, nadie nos hará cambiar. ¡Arriba Cuba! El futuro de Cuba tenemos que decidirlo aquí. La responsabilidad es absolutamente nuestra”.

Por el chat la amiga Grechin me precisa: “Pienso que la visita de Obama llegó un momento histórico excelente para nuestro país, nuestra nación no es la misma que hace 50 años atrás, hemos logrado mucho aun bloqueados, pienso que somos un país admirable y eso es importante que Obama lo perciba y los trasmita al gobierno y al pueblo americano.

Tengo la esperanza de que cuando se finalice esta visita Obama quede totalmente convencido de que el brutal bloqueo hacia nuestra isla se debe clausurar, nuestro pueblo le ha mostrado en estos días los buenos valores, sentimientos y actitudes que nos unen y que han mantenido esta revolución por más de 50 años.

El futuro de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba lo veo como un futuro próspero para los dos países, de mucho intercambio profesional y social en todas las esferas, pero también de muchas pruebas para nuestra revolución”.

Y desde la Habana Abel, otro amigo y artista plástico responde a mi pregunta: “creo que es el hecho más importante de este siglo y será muy beneficioso para la economía de nuestro país, y más para nuestro pueblo... Mi temor es perder la tranquilidad que tantos años nos ha llevado de la mano. Puede ser una nueva estrategia de dominación y nuestro pueblo debe estar preparado”.

También en su muro de Facebook, escribe el colega Randy Alonso: “Escuchamos con respeto al Presidente Obama. No hay dudas de que es un buen orador y un hombre inteligente. Lástima que eso no le alcance para comprender el valor que la historia tiene para un pueblo que ha hecho tanta (o es tan inteligente que nos convoca a la amnesia); ni tampoco para tener el gesto supremo de pedir perdón por todas las décadas de sufrimiento que la política estadounidense le causó a mi generación, la de mis padres y la de mis hijos. Debemos seguir avanzando en las relaciones, podemos cooperar en muchos campos, aspiramos a que ambas naciones se desarrollen, pero sin renunciar a nuestras tradiciones, valores culturales, historia y principios; ni tampoco abandonar nuestros deseos de paz y justicia en este mundo”.

Así lo advierte Randy y yo coincido. Obama ha demostrado magníficas dotes de estadista durante cada una de sus apariciones y además perspicacia e inteligencia, me ha puesto a pensar en Cuba, en su futuro y la preparación que debemos mantener e intensificar para enfrentar “lo que viene, sin darle al imperialismo “ni un tantico así”, como decía el Che.

Vamos a continuar cambiando todo lo que debe ser cambiado, pero a nuestra manera, como lo decidan y comprendan los cubanos cuyo debe seguir el ejemplo de muchos de sus pensadores a largo de la historia, la inspiración de sus poetas, la abnegación de sus maestros, constructores y médicos, la sencillez de todo un pueblo trabajador que ha decidido ser dueño de su destino y mantener su cultura e idiosincrasia.

 


AddThis Social Bookmark Button