/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Lun, 24 Abr 2017 - 19:09

DESCARGAR
Edición Impresa

Hasta siempre, Comandante
#HastaSiempreComandante
Gigante de la Historia

Leer más...La noticia dio vuelta al mundo en segundos. Murió Fidel y todos supimos de inmediato que despedíamos al invicto Comandante en Jefe de mil batallas, a quien los cubanos sabemos inmortal, pues como sentenció otro grande de Cuba, José Martí, la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

#HastaSiempreComandante
La mano del Comandante

Leer más...Estaba durmiendo. De pronto, suena el móvil. Es un mensaje de mi madre: “Niño, estoy muy triste por la muerte de Fidel”. Pensé que era un amigo de la familia, pensé que era un compañero de su trabajo. Pero mi madre no conoce a muchos “Fideles”, mi madre, ese momento, me daba la noticia que Fidel Castro nos había dicho adiós, físicamente, por última vez.

#HastaSiempreComandante
Fidel es Cuba

Leer más...Desde niño oía una exclamación generalizada: “Fidel, Fidel, que tiene Fidel que los imperialistas no pueden con él”. Esa fue la frase que me hizo asociar el nombre del Jefe de la Revolución Cubana con un halo de invencibilidad y grandeza tal, que los enemigos nunca pudieron vencerlo.

#HastaSiempreComandante
Mi Comandante por Siempre

Leer más...Ya han pasado varias horas desde la infausta noticia del fallecimiento de Fidel y aún me es difícil asumir la realidad. Pero reacciono, porque su inconmensurable ejemplo nos acompañará siempre. Hombres como el Comandante en Jefe son eternos; trascienden a la muerte para seguir vivos en cada persona de bien y en todos los que luchan en el mundo por el bienestar humano.

#HastaSiempreComandante
Fidel está absuelto por la Historia

Leer más...Se enfrentó a la dictadura de Batista desde el mismo 10 de marzo de 1952. Organizó el Asalto al cuartel Moncada, sufrió prisión, salió de Cuba rumbo a México en 1955 para preparar el desembarco del Granma, dirigió la lucha armada, nos condujo hacia la victoria de enero y desafió al Imperio más poderoso de la historia. Sin embargo, no necesitaba títulos o lauros, él fue, es y será grande tan solo por su nombre: Fidel.